SUNDAY 25 OCTOBER 2020

dia de laverdadDía Internacional del Derecho a la Verdad

 

Hoy 24 de marzo, queremos conmemorar el dia internacional del derecho a la verdad en relación con violaciones graves de los derechos humanos y de la dignidad de las víctimas; dejando clara nuestra participación desde la asunción de las palabras del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon: «En este día, insto a los estados a que adopten medidas para promover la verdad, la justicia y las reparaciones para las víctimas, lo que es crucial para que no se repitan las violaciones graves de los derechos humanos. Hagamos más por proteger los derechos humanos y la dignidad de las personas».

La Plataforma por la Comisión de la Verdad, en nuestro país, observó de forma apropiada este día internacional, por primera vez el año pasado en el Senado. Propuso y llevó a cabo su jornada de encuentro con los grupos políticos de la Cámara, sirviendo simultáneamente de conmemoración y de reivindicación de verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo.

El pasado 24 de marzo todos los grupos parlamentarios, a excepción del Grupo Popular, que decidió no participar se comprometieron no sólo en oír a las partes, sino también en presentar una iniciativa en la Cámara que se basara en los informes y resoluciones de Naciones Unidas. Informes que recogen recomendaciones que podrían facilitar la apuesta española que se necesita y afectan a una gran diversidad de temas: Promoción de la Verdad, Justicia y Reparación, garantía de no repetición, desapariciones forzadas, etc….Valorando que supone una excelente oportunidad para efectuar una evaluación que conduzca a mejorar la legislación como las actuaciones en materia de memoria histórica.

Se consideró por los senadores firmantes la conveniencia de crear una comisión especial, en el Senado, para el estudio e implementación de las recomendaciones contenidas en los mencionados informes para España Decía el Senador F. Antich, como proponente primero de la iniciativa que «nadie debería oponerse a una iniciativa que lo único que pretende es evaluar y analizar unas políticas españolas que afectan a los derechos humanos, tomando como marco unas informes de la ONU con la intención de que desde el acuerdo, se mejore la apuesta española en la materia y se desbloquee la paralización actual». » por otra parte, ahora que en tantas ocasiones hablamos de regeneración democrática y hacemos debates sobre corrupción, sobre mejora del funcionamiento de los partidos, sobre transparencia y tantos otros temas, quiero manifestar

que nuestra democracia también se regenera con una verdadera memoria reconciliada, que a tienda a todas las víctimas, que no cree víctimas de primera y de segunda, que no permita monumentos de parte, que no permitas que España ostente el triste pódium de ser uno de los países con más desapariciones forzadas, sin sepultura digna, que ponga luz sobre una época oscura de nuestra historia, impulsando una Comisión de la Verdad, independiente; y una mayor implicación del Estado en el conjunto de la apuesta española en materia de memoria histórica».

Rechazada la propuesta por el Grupo Popular, en nuestro país, se ha producido un cambio en la representación política de nuestras Instituciones, fruto de unas elecciones, que apuntan en muchas de ellas la posibilidad de establecer gobiernos con mayor comprensión para finalizar con el actual estado de impunidad del franquismo y la desatención y olvido de sus víctimas. Lo podemos observar en muchos gobiernos municipales y autonómicos, que han asumido cumplir, dentro de sus competencias, las obligaciones con las víctimas y la verdad, justicia y reparación pertinente.

La Plataforma por una Comisión de la Verdad en este día Internacional reitera su compromiso con todas las iniciativas que ayuden a establecer el conocimiento de lo sucedido en nuestro pasado violento, aprovechar la conmemoración para honrar la memoria de las víctimas de la dictadura así como su derecho a la verdad y la justicia. Y pedir una vez más la conveniencia de establecer en nuestro país una comisión de la verdad, que investigue durante un tiempo establecido los hechos, causas y consecuencia de las violaciones en nuestro pasado reciente, y más concretamente la larga noche de la dictadura franquista. Hoy como ayer, esta Plataforma por una Comisión de la Verdad desea promover la memoria de las víctimas, la importancia del derecho a la verdad y la justicia para una mejor convivencia y la promoción de la dignidad de todo ser humano.

En Madrid, a 24 de marzo de 2016

Jaime Ruiz (Presidente de la Plataforma por la Comisión de la Verdad)

María Garzón (FIBGAR)

Cristina Almeida (AMESDE)

Leer más ...

marcosanaHace unos días nos recibió en su domicilio Marcos Ana. Teníamos pendiente hacerle la entrega del carné indefinido de la Asociación, como socio de honor, así como la medalla de la Asociación.

Mantuvimos con Marcos Ana una relajada conversación en medio de un salón lleno de recuerdos; fotos con aquellas personas que conoció en sus viajes por todo el mundo, carteles de homenajes enmarcados, muchas dedicatorias y libros, muchos libros.

Comienza a hablar de sus orígenes humildes, del amor a sus padres de los que adopta el nombre por el que será conocido, de su compromiso desde muy joven contra el fascismo, de cómo lo apresaron en Alicante y cómo pasó al campo de Albatera; el campo de los Almendros que escribiría Max Aub, buen amigo suyo, de donde recuerda el hambre que pasaban, alimentándose de las pocas hierbas del campo, dice sin rencor “había más personas que hierbas”. Consiguió huir del campo y llegó hasta la casa de su hermana en Alcalá de Henares, allí su cuñado, albañil de profesión, construyó una buhardilla para esconderlo.

En Alcalá, en compañía de otros, inició la formación de una serie de células clandestinas, en esta tarea llamó a un amigo o que él creía amigo, y  se encontró que era confidente de los franquistas por lo que fue detenido y condenado, su ingreso en cárcel le sirvió para consolidar, aún más,  las ideas.

Marcos Ana es una persona que trasmite serenidad, aunque lo que nos cuenta es apasionante, su vida lo ha sido, vivencias muy duras, la muerte siempre próxima, lo cuenta sereno. Nos atrevemos a decir que con optimismo, pues repite varias veces “yo he tenido mucha suerte”. Es difícil entender que la persona que más tiempo permaneció en una prisión franquista, desde los 19 años hasta los 42 años, pueda decir que ha tenido suerte.

A lo largo de la conversación esto de la suerte se entiende. Nos relata como en prisión, además, de empezar a escribir poemas, organizaban las comunas. Sistema de distribución equitativa; todo lo que llegaba a la prisión, fundamentalmente alimentos y productos de higiene, iba a un fondo común y se distribuía entre todos independientemente de quién lo hubiese aportado. Es evidente que es su ideal de vida porque se le iluminan los ojos cuando lo narra. También en la prisión de Porlier desarrolló otro importante papel; tomó la iniciativa de aproximación a los presos comunes. Los presos políticos y los presos comunes no se relacionaban, pero él pensaba que se les podía hablar de las ideas. Así, se produjo una incipiente relación entre unos presos y otros, y “alguna idea cuajó en algunos de ellos”.

Otro de los episodios de su vida que recuerda con más satisfacción es la creación del Centro de Información y Solidaridad con España (CISE). Al salir de prisión, en su partido, el Partido Comunista, consideran que es más seguro para él salir de España, así se exilia en Francia y asume la dirección del CISE. Los objetivos fundamentales eran ayudar a los exiliados españoles, allí acudían de diferentes partidos e incluso sin militancia alguna. Con el transcurrir del tiempo observaron que los emigrantes también tenían dificultades y el CISE se abrió también a ellos. Cuenta que les ayudaban a cubrir las necesidades más básicas, a buscar casa, trabajo, a traducir los documentos, y en general, a aquello que pudieran necesitar. Aquí recuerda “la inestimable ayuda aportada de forma totalmente altruista por Teodulfo Lagunero, hombre generoso donde los haya; un verdadero comunista que ponía millones sin retorno y sin esperar nada a cambio”. No es necesario que nos diga nada; se ve que quiere y admira a Lagunero, del cual nos contará varias anécdotas para concluir: ¡Vaya personaje!.

La labor del CISE no se circunscribía a París, o Francia por extensión; Marcos Ana recorría el mundo dando a conocer la situación de los presos políticos en España, demandó a los gobiernos y a las personas con proyección mediática su solidaridad y apoyo con campañas contra la dictadura franquista y la exigencia de sacar a los presos políticos de las cárceles; nunca cejo en este empeño. Reconoce el apoyo de América latina donde encontraba siempre mucha receptividad. Sonríe con picardía mostrándonos un cartel enmarcado de Luna Park en Buenos Aires, su intervención en 1963 lo llenó a rebosar, al quedar muchas personas sin poder acceder, la organización puso megafonía en la calle. “Hubo una campaña enorme por parte de la embajada franquista contra mí, y eso hizo que me conociera más gente. Cuando intervine comencé dando las gracias a la embajada por su contribución a aquel acto”. Resume con satisfacción: el CISE fue un punto de referencia, un puente para mucha gente que estaba en dificultades.

Volvió del exilio a finales de 1976, desde entonces reside en Madrid, aunque continuó viajando por todo el mundo y continuó escribiendo cosas que llegan al alma. Si hay que destacar algo de Marcos Ana es su disposición, siempre solidaria con el débil; “este afán es lo que da sentido a la vida”.

Nos despide con un breve poema:

“Mi casa y mi corazón

nunca cerrados

que pasen los pájaros, los amigos

el sol y el aire”.

Salimos del domicilio de Marcos Ana, en silencio, con un pensamiento común: ¡Que buena gente es!

Leer más ...

Collioure, 22 de febrero de 1939.
antonio machado3En recuerdo del gran poeta Antonio Machado en el 77 aniversario de su muerte
La frontera francesa está cerrada, cientos de miles de españoles republicanos intentan alcanzar esa línea de libertad; no pueden. La pequeña carretera zigzagueante que cruza los Pirineos, totalmente cubierta por mujeres, niños, ancianos, heridos, mutilados… es bombardeada constantemente por el ejército fascista.
A finales de enero de 1939 las autoridades francesas permiten pasar a las mujeres, los niños, los ancianos y los heridos. Finalmente el 5 de febrero se autoriza la entrada de las tropas republicanas, cruzan también la frontera el presidente de la República, Manuel Azaña, y los presidentes de la Generalitat y Euskadi, Lluis Companys y José Antonio Aguirre.
El 27 de enero el poeta Antonio Machado con su familia también cruzó la frontera. Recibió un comunicado de la Embajada de la República Española en París en que le aconsejaba seguir hasta esta ciudad, la representación diplomática se hacía cargo de todos los gastos de él y su familia. Pero Antonio Machado no quiso aceptar y prefirió quedarse en cualquier pueblo, próximo a España. Así, llegaron a Collioure. Si bien, escribe a J. Bergamin para contarle la situación y la posibilidad de irse a la URSS (dato poco conocido).
Pero pocos días después muere el poeta, es 22 de febrero de 1939. Su exilio ha durado 27 días. Cuando los españoles conocieron la noticia de su muerte comenzaron espontáneamente a recitar sus poemas. Las autoridades francesas quisieron trasladarle a Paris para hacer un gran entierro y rendirle el reconocimiento que se merecía; era comparado con Paul Valery. Su familia se negó y fue enterrado en el pequeño cementerio de Colliure acompañado por todo el pueblo, los exiliados españoles y los militares republicanos que habían pasado la frontera; seis milicianos portaron su féretro
Lo que Ana Frank simboliza para el holocausto judío, Antonio Machado lo simboliza para los exiliados republicanos. Fue uno de los primeros muertos del exilio.
En España Antonio Machado es expulsado post mortem del cuerpo de catedráticos de instituto.

Leer más ...

De nuevo los refugiados

historiadoraRosa Toran, Historiadora
09/02/2016
La debilidad de las lecciones de la historia: de nuevo, los refugiados
El 31 de agosto del año pasado difundimos un comunicado titulado ‘La desmemoria europea’ en el cual denunciábamos la postura de la vieja Europa que negaba acogida y humillaba a millares de personas refugiadas. Lo hicimos con la responsabilidad que nos otorgaba nuestro deber de mantener viva la memoria de nuestros refugiados, aquellos que, en el invierno de 1939, se vieron obligados a permanecer, a enfermar y a morir en los mal llamados campos de refugiados del sur de Francia, y también la de los supervivientes de los campos nazis que, tras su liberación, formularon el juramento del «Nunca más”, en pro de la fraternidad universal.

Aún no ha transcurrido medio año para que nuestras mentes y nuestros corazones se vean todavía más convulsionadas ante la trágica realidad que envuelve la mal llamada civilizada Europa. No cabe repetir lo que los medios de comunicación y las ONG —por cierto, criminalizadas por algunos— nos ofrecen a diario: niños desaparecidos en la nada, naufragios mortales en el Egeo, incautaciones de bienes, alzamiento de alambradas, creación de guetos invisibles, sobornos a terceros países, como Turquía para frenar la llegada a Europa, amenazas a Grecia para convertirla en un muro de contención hacia el centro y norte del continente, identificación con pintura en las viviendas de emigrantes… todo ello acompañado de infames agresiones y manifestaciones xenófobas que llegan a marcar la política de los gobiernos.

El pasado mes de noviembre recordamos La Noche de los Cristales Rotos y tan sólo hace una semana instituciones públicas han conmemorado el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto y de Prevención de Crímenes contra la Humanidad. Homenaje y recuerdo merecido a todos los colectivos que sufrieron en su propia carne el acoso, la persecución y la muerte en manos del nacionalsocialismo, régimen criminal que basó su política en la consideración de la desigualdad de los seres humanos y en su derecho a decidir quienes tenían derecho a la vida y quien estaban condenados a la esclavitud y la muerte. Nos inquieta que la segunda parte de la declaración de la ONU, la Prevención de Crímenes contra la Humanidad, quede no tan sólo relegada a las palabras, sino que planee sobre ella la indiferencia ante hechos consumados, que pueden calificarse, sin duda, como un atentado a la dignidad de las personas, ante el cual los gobiernos e instituciones internacionales no muestran ni tan sólo compasión ni decencia, al contrario, parecen más interesados en la conservación del poder y de un orden internacional injusto.

¿Qué nos enseña la historia? ¿Por qué tantas referencias inanes a aprender del pasado? En Évian-les-Bains, durante 9 días, en el mes de julio de 1938, se reunieron delegados de 32 países, por iniciativa de Franklin D. Roosevelt, con el objetivo de tratar propuestas de ayuda hacia los judíos perseguidos por el régimen hitleriano, pero el miedo a trastocar la política de apaciguamiento hacia el Reich y a amenazar la débil inestabilidad internacional, dio como resultado la negativa a acoger a refugiados judíos, con la única excepción de la República Dominicana, cuyo dictador Rafael Leónidas Trujillo vio en la acogida una posible fuente de riqueza. Un panorama desolador con argumentos al uso: las intocables cuotas de inmigración, la pésima situación económica, el temor a crear problemas internos…

A partir de entonces, los nazis pudieron comprobar que a nadie les importaba el destino de los judíos y realizar con total impunidad el criminal ataque contra las comunidades judías, en la Noche de los Cristales Rotos antes aludida, dando por cierta la declaración del líder sionista Chaim Weizmann, el futuro primer presidente de Israel, después del resultado de Evian: «El mundo parece estar dividido en dos partes: Una donde los judíos no pueden vivir y la otra donde no pueden entrar».

Hoy, en el mundo, ACNUR contabiliza hasta 60 millones de refugiados, hombres, mujeres y niños que no pueden vivir ni crecer en sus casas, situación que ha devenido crónica en la mayoría de ellos, sin que el bienaventurado mundo occidental reaccione y se reconozca el origen de los conflictos, en buena parte de los casos. Cuando estos refugiados tocan a nuestras puertas, se hace realidad la frase de Weizmann: guerras y hambrunas hacen imposible la vida en muchos lugares del planeta y se alzan barreras a la protección y dignidad de los seres humanos en nuestras casas. Recordemos que Líbano, un país de poco más de 4 millones de habitantes acoge unos dos millones de refugiados, mientras que Europa, con casi 739 millones, no puede o no quiere acoger al medio millón que ha alcanzado sus fronteras. Los signos de alerta ante situación tan catastrófica vienen de lejos sin que se hayan arbitrado medidas políticas y sin que la decencia y la compasión hayan marcado las iniciativas gubernamentales, una vez consumados los hechos de una diáspora sin precedentes.

Si nadie duda en calificar el Holocausto y la persecución y exterminio de millones de personas como el fracaso de la humanidad, ¿cómo se juzgará en el futuro la consunción del tamaño del crimen contra los refugiados en la Europa que se creyó depositaria de los derechos humanos? Nos duele la pasividad e inoperancia de los foros internacionales y de los gobiernos, más atentos a sus rendimientos electorales que a la defensa de las personas. Por responsabilidad, por el deber contraído con nuestros antepasados, los republicanos antifascistas, por nuestra dignidad, no cejaremos en denunciar las palabras vanas frente a la asunción de las lecciones de la historia.

Leer más ...

Comparsa «La Comunidad».

Pasodoble «Nuestras almas no pueden marchar»»

LETRA

Nuestras almas no pueden marchar,
ni a los infiernos ni a la gloria,
Si aun hay huesos por desenterrar,
en la cuneta criminal de la memoria,
la memoria que se fusiló, se sepultó
en el olvido con la libertad y el corazón
de los vencidos, aún sigue planeando
sobre el recuerdo, el pajarraco negro
de los verdugos, sigue presente el
tormento de sus flechas y el dolor de
aquella brecha, que abrieran el yugo.
sin preguntar, sin preguntar, sin preguntar
sin justicia ni piedad, nos secuestraron el credo,
los sueños y el alma y nos dormimos con vida.
quien preguntó, quien preguntó si aquel disparo sonó, brazo en alto y cara al sol, en nombre del dictador, de aquella patria podrida.
Y la una grande y libre por macabra y asesina, en sus ansias de ser una, siempre estuvo dividida.
Los fantasmas del pasado, pasado
desde el fondo de la tierra,gritan por la dignidad.
se abre una fosa, se abre otra fosa y se abre otra fosa y cierra esta herida,
que nos devuelvan la honra,ya que sabemos de sobra que no podrán devolver la vida.

Leer más ...

"Es tarea más ardua honrar la memoria de los seres humanos anónimos que la de las personas célebres". Walter Benjamin