SUNDAY 25 OCTOBER 2020

Ha muerto un héroe

La Asociación de Descendientes del Exilio Español siente una inmensa tristeza al recibir la noticia del fallecimiento de José Antonio Alonso Alcalde, comandante Robert; guerrillero antifascista.
Nos deja el testimonio de una vida ejemplar; en 1936, cuando se produce el golpe de Estado por el general Franco, se alista como voluntario en las milicias para defender la legalidad republicana. Participó de manera activa en diversas batallas y al finalizar la guerra cruzó con su batallón el Pirineo camino del exilio. Fue internado en los campos de Argèles sur Mer y Saint Cyprien y posteriormente destinado al Servicio de Trabajo Obligatorio, participando en la construcción de carreteras en la Línea Maginot. Con la ocupación de Francia por el ejército de Hitler se incorpora al XIV cuerpo de guerrilleros en la resistencia. Con sólo 25 años es nombrado, por parte del Partido Comunista, Jefe del Estado Mayor de la Tercera Brigada de Guerrilleros Españoles en el sur de Francia, al frente de 300 guerrilleros.
El 23 de agosto de 1944 la Agrupación de Guerrilleros Españoles bajo su dirección toma la ciudad de Foix. Posteriormente apresaron una columna de 1.350 soldados del ejército alemán que se rindieron después de muchas horas de duros combates. Fue decisiva su intervención en la liberación de las regiones próximas al Pirineo.
Una vez derrotado el nazismo en Europa el objetivo es acabar con el fascismo en España. Participa en la operación Reconquista en el valle de Arán. El PCE consideró que los guerrilleros podrían repetir las hazañas desarrolladas en la resistencia contra los nazis; el comandante Robert, como militante comunista, con disciplina aceptó participar en la acción.

Este gran luchador ha fallecido el día 16 de diciembre a los 97 años de edad en Agen, Francia. Con él se va una parte de esa historia épica, fiel a los ideales republicanos y valientes hasta la muerte. Su trayectoria de entrega y lucha fue reconocida con las distinciones de Caballero y Oficial de la Legión de Honor de Francia, Caballero de la Legión de la República Polaca, Medalla de Lealtad a la República Española, Roseta del Primer Orden Nacional francés y Ciudadano de Honor de la ciudad de Foix.

Persona muy querida y admirada entre los exiliados, el comandante Robert será siempre recordado por su compromiso con la democracia y la libertad. Consideraba un deber rehabilitar la memoria de los que cayeron y testimoniar lo que vivió; seguiremos su ejemplo.

Leer más ...

El compromiso de México con España tiene una larga historia. Desde el inicio de la guerra civil el presidente de México, Lázaro Cárdenas, ofreció el suelo mexicano y su protección a los españoles leales. En 1937, a petición del Comité Iberoamericano de Ayuda al Pueblo Español, llegan a México cerca de 500 niños, hijos de republicanos muertos en la guerra. También en 1937 se sientan las bases de una institución que se convertiría en un mito La Casa de España en México.

En el Congreso Internacional de Escritores Antifascistas, celebrado en Valencia en 1937, uno de los escritores de México declaraba: “lo que no pudieron hacer los conquistadores en trescientos años de lucha; adueñarse de nuestras almas, lo ha conseguido el pueblo español en ese día memorable que en Cataluña, en Madrid y en Valencia aplastaban a los traidores militares… os digo en nombre del pueblo mexicano que en esta gloriosa lucha que estáis realizando por la libertad humana y el porvenir del mundo, México, como un solo hombre, está con vosotros”.

Al finalizar la Guerra Civil Española un importante número de españoles se exiliaron en México, esto fue posible por la solidaridad y empeño de su presidente. Cárdenas recibió en el puerto de Veracruz a los primeros exiliados españoles que llegaron en el Sinaia, en sus palabras de bienvenida dijo: «Los altos valores que representáis en las ciencias y en las letras contribuirán al brillo de la cultura nacional y recogeremos, a la vez, el ejemplo de superación de la intelectualidad española que puso su patrimonio espiritual al servicio de la república».

No obstante, a pesar de la leyenda sobre el exilio de los intelectuales en México, éstos suponían el 25% del total. Entre el colectivo de exiliados había un componente importante de obreros y campesinos, pero también militares.
Un grupo de estos españoles exiliados republicanos funda en 1949 el Ateneo Español de México con el fin de promover la cultura y la ciencia española en el país de acogida. Tuvo como antecedente el Ateneo Ramón y Cajal, creado en 1942, con fines médicos y científicos, pero era necesario ampliar los objetivos de este primer Ateneo a otras ramas del saber, con este fin a las ya existentes secciones de matemáticas, físico-química y las ciencias naturales, se suman la filosofía, la historia, la economía, la literatura, la música, el teatro, el cine y la radio y las artes plásticas.
Los republicanos crearon, además, la Casa de España en México, el Colegio de México, la editorial de referencia internacional Fondo de Cultura Económica, entre otras. Todo ello generó una gran actividad cultural española; las propias autoridades mexicanas reconocían que hubo un antes y un después de la llegada del exilio español. Aunque en sus estatutos se incluyen los siguientes fines:

• Defender la tradición de la cultural española.
• Fomentar y estimular la continuación de dicha cultura.
• Estrechar los vínculos de solidaridad entre los españoles en el destierro.
• Coadyuvar […] con independencia de toda política partidista específica a la liberación del pueblo español y al establecimiento del régimen republicano en su territorio, basado en la libertad y democracia.

Siempre abierto a las vanguardias, muy pronto se hizo eco también de la cultura hispanoamericana, fue un centro de investigación, biblioteca para el barrio, convocó concursos de ajedrez, visitas guiadas, actividades infantiles, etc. Centro de acogida y dialogo ayudó a otros refugiados de diferentes países perseguidos por dictaduras. En definitiva, como muy bien fue definido; “centro de apoyo de lo más valioso para el hombre: la paz, la justicia y la libertad”. Con cerca de 22.000 ejemplares, su biblioteca es un centro de referencia mundial, a la misma cada año acuden para desarrollar su trabajo más de 200 investigadores universitarios.

Entre sus fundadores y colaboradores se puede citar: León Felipe, Luis Buñuel, José Giral, Max Aub, Margarita Nelken, José Bergamín, José Miaja, Santiago Genovés, Juan de Oyarzabal, Joaquín D´Harcourt, Adolfo Halfter y tantos y tantos otros.

Hoy debido a la reducción de las ayudas oficiales se encuentra con serios problemas de financiación. Su presidenta Carmen Tagüeña, hija de un teniente coronel republicano, declaraba recientemente: “Las migraciones y los exilios siguen formando parte de la política, y aquí se preserva una lección histórica que no debe olvidarse” y “no es coleccionar reliquias, sino mantener viva una institución que representa la diversidad del exilio, un puente entre España y México, un activo cultural para ambas orillas”.

La Asociación de Descendientes del Exilio Español reivindica que esta parte tan importante de nuestra historia no caiga en el olvido y para ello exige a las autoridades españolas competentes en la materia que ¡ SALVEN EL ATENEO ESPAÑOL DE MÉXICO !.

Leer más ...

TRILOGÍA REPUBLICANA

La Asociación de Descendientes del Exilio Español agradece a la compañía La Trinchera Teatral la puesta en escena de esta Trilogía Republicana que rescata olvidos, da voz a los silenciados y hace un canto a la libertad y a la dignidad.

Primera obra: Granos de uva en el paladar, dedicada a la MEMORIA. Abarca un espacio temporal de 1931 a la actualidad. Son representados diferentes personajes y sus tipologías: la madre, el hombre, las monjas, los amigos, la esposa, etc. pero sobre todo representan las ideas de progreso y represión que significó respectivamente la República y la dictadura. Los protagonistas son personajes que no estarán nunca en los libros de texto porque son anónimos y sin embargo son los personajes principales del sin sentido de la guerra y de la injusticia del olvido.
Segunda obra: Pinedas tejen lirios, dedicada a la LUCHA. Es un homenaje a la lucha por la igualdad y la libertad que tan bien representó Mariana Pineda. Es un homenaje a las mujeres luchadoras; comienza en Granada en 1830 y finaliza hoy, pasando por el Buenos Aires de 1970 y Ciudad Juárez del año 2000. Recuerda a las trece Rosas con la frase “que mi nombre no se borre de la historia” Mujeres que al igual que Mariana Pineda tejen el sueño de Libertad, Igualdad y Ley.
Tercera obra: Auroras, dedicada al EXILIO. A partir de 1937 el Gobierno de la II República envía grupos de niños al exterior para protegerlos del horror de la guerra; serán los primeros exiliados. Dos años después, con el fin de la guerra, serán miles y miles los españoles de todas las edades los que emprenden el largo camino del exilio. Países de lengua diferente, costumbres diferentes… se enfrentan no sólo al vértigo de lo desconocido; han perdido todo “puedes llevarte lo que quieras pero con una condición: sólo lo que quepa en tu mano”.

La trilogía da voz a los silenciados y olvidados de nuestra historia reciente: desde las Mujeres de Negro de España a las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo de Argentina, desde Mariana Pineda a Marcos Ana. Es también un homenaje a la II República Española rescatando los valores que enterró la dictadura franquista.
La compañía Trinchera Teatral está formada por mujeres españolas; residiendo en Buenos Aires se encontraron y contaron historias. En la Trilogía Republicana estas mujeres además de hacer emerger nuestra Historia, lo hacen con pasión. Un escenario libre de decorados, un vestuario sencillo que se trasforma según cambia el personaje; que nada distraiga al espectador de la potencia del texto y la interpretación.
En escena: Clara Díaz, Susana Hornos, Maday Méndez, Ana Noguera y Zaida Rico.

 

Leer más ...

Los pilotos de Kirovabad, los últimos aviadores de la II República

30 noviembre, 2015 •

Reseña del Acto publicada en el Semanario Digital, Crónica Popular

Setenta y cinco años después, los últimos aviadores de la II República, los pilotos formados en la Escuela de Aviación Soviética de Kirovabad, recibieron un merecido homenaje en el Ateneo de Madrid, el pasado 25 de noviembre, en un acto organizado por la Asociación de Descendientes del Exilio Español y la Embajada en España de la República de Azerbaiyán, integrada en la URSS de 1920 a 1991.

Entre el numeroso público asistente se encontraban varios descendientes de estos pilotos, así como la hija de la traductora Clarita, que sirvió de intérprete durante los tres años en que Kirovabad entrenó a los aviadores españoles.

Vicente Montejano en su etapa de piloto

 Sin duda, lo más entrañable del acto fue la presencia de Vicente Montejano Moreno, de 97 años, el único piloto de Kirovabad que sobrevive, que fue recibido con un largo y emocionado aplauso y que declaraba emocionado: “Al final, todo merece la pena: Merecía la pena pasar por todo aquello cuando, 75 años después, hay mucha gente que sigue manteniendo el recuerdo y el espíritu de quienes lo vivimos en primera persona.

Merece la pena el esfuerzo de salir de casa, a pesar del peso de los años, cuando después se puede disfrutar de esos recuerdos y de la acogida, la amabilidad y el cariño de personas individuales, de representantes de asociaciones y del Embajador del recordado y querido pueblo azerí.

Una tarde dura, pero inolvidable, amigos; ¡muchas gracias!”

La Presidenta de la Asociación de Descendientes del Exilio Español, Pilar Nova Melle, realizó la introducción al acto sintetizando este desconocido capítulo de nuestra historia. Expuso como, pocos meses después del inicio de la guerra, el Gobierno de la II República tenía urgente necesidad de formar a nuevos aviadores y, para este fin, llegó a un convenio con el de la URSS, mediante el cual más de 500 jóvenes voluntarios se formaron, de 1936 a 1939, como pilotos en la Escuela Militar de Vuelo nº 20, creada en la ciudad de Ganyá, la segunda ciudad de Azarbaiyán, tras su capital, Bakú y entonces llamada Kirovabad, en memoria del dirigente bolchevique Serguei Mirónovich Kóstrikos, conocido con el sobrenombre de Kirov.

En aquella Escuela de Aviación, medio millar de españoles recibieron de los soviéticos una formación acelerada de pilotos, teniendo que asimilar en siete meses las enseñanzas que normalmente se realizaban en tres años. De vuelta a España sustituyeron a los pilotos veteranos de la aviación de preguerra y a los voluntarios de las Brigadas Internacionales. Entre ellos, se formó como piloto de guerra Rómulo Negrín, hijo del Presidente del Consejo de Ministros de la II República, el doctor Juan Negrín. Regresado a España, Rómulo Negrín alcanzó el grado de sargento y formó parte de la Escuadrilla de cazas Polikarpov, popularmente conocidos entre los republicanos españoles como Chatos. Al finalizar la guerra civil, los 180 pilotos españoles que se encontraban en Kirovabad continuaron su lucha contra el nazismo. Su misión fue proteger Bakú, zona de donde se extraía el 70% del petróleo que abastecía a las tropas de la URSS, y que, por tanto, se había convertido en un objetivo principal del ejército de Hitler.

A continuación intervino Pablo Gil, productor del documental Sobre el cielo de Azerbaiyán, que resaltó el reconocimiento de la República de Azerbaiyán a sus defensores contra el nazismo. Dijo sentir vergüenza recordando que en España no existe aún ese reconocimiento a los defensores de la democracia y añadió que en Azerbaiyán es tal el respeto a la memoria histórica que existen monumentos incluso a los pilotos e instructores muertos en accidente. Al igual que la Presidenta de la Asociación de Descendientes del Exilio Español, agradeció la sensibilidad al  Embajador Altai Efendiev por la ayuda incondicional en la tarea de dar a conocer la participación de los españoles en la derrota del nazismo.

Seguidamente, hizo uso de la palabra Mercedes Caldevilla, hija de uno de los pilotos de Kirovabad, el capitán Juan Caldevilla. Ilustró con algunas anécdotas personales los hechos y vivencias de aquellos pilotos y recordó el duro entrenamiento a que estaban sometidos por las circunstancias de la guerra, así como la juventud de todos ellos. Según relató, su padre dirigía una escuadrilla en la guerra civil española con solo 24 años, y acompañando a un grupo de nuevos alumnos volvió de nuevo a Kirovabad, en donde le sorprendió el final de la guerra, por lo que participó en la II Guerra Mundial formando parte del Ejército Soviético. Mercedes Caldevilla agradeció el homenaje, pero reivindicó el recuerdo a todos los que lucharon por la libertad y por ello fueron represaliados con el exilio, la prisión o fueron fusilados.

Pablo Gil, productor de Sobre el cielo de Azerbaiyán, Pilar Nova Melle, presidenta de la Asociación Descendientes del Exilio Español, Mercedes, Caldevilla, hija de uno de los pilotos de Kirobavad y el Embajador de Azerbaiyán en España, Altai Efendiev.

Finalmente cerró el turno de intervenciones el Embajador de la República de Azerbaiyán en España, Altai Efendiev, que destacó el gran cariño que profesa su pueblo a estos valientes pilotos que, sin hablar el idioma ni conocer el país, lucharon por defenderlo. Manifestó la deuda de los azeríes con los españoles, señalando la importancia que tenían en la II Guerra Mundial esos pozos petrolíferos que los pilotos españoles contribuyeron a salvaguardar. “Es una historia – afirmó- que hermana a ambos países”. Resaltó las similitudes entre España y Azerbaiyán – “somos muy similares, amistosos y hospitalarios, compartimos valores, tal vez por ello perdure un entrañable recuerdo entre ambos pueblos- y hoy, después de tantos años, se recuerda la gesta de los pilotos de Kirovabad y nosotros tenemos la obligación de contar esto a los jóvenes”.

Concluidas las diferentes intervenciones se proyectó el documental Sobre el cielo de Azebaiyan. Un film de 56 minutos de duración, dirigido por Sagrario Perpiñán y coproducida por la empresa valenciana Volya Productions, que dirige Pablo Gil, y la azerbaiyana Salname, de Kamil Memmedov, bajo la producción ejecutiva de Eleonora Vatral, con la colaboración del Ministerio de Cultura de Azerbaiyán y el Gobierno de este país del Mar Caspio.

El documental lo puedes descargar en esta página aquí

 

Leer más ...

El próximo 18 de noviembre tendrá lugar el seminario El Franquismo, cuarenta años después: justicia transicional, archivos y narrativas. Se celebrará en la Facultad de Geografia e Historia de la Universidad Complutense de Madrid y estará organizado por la propia Facultad, el Seminario Complutense de Historia, Cultura y Memoria y la Fundación 1º de Mayo. Como el título indica, se abordarán por diversos especialistas cuestiones que acaparan en los últimos tiempos el interés académico y social.

 PROGRAMA

Leer más ...

"Es tarea más ardua honrar la memoria de los seres humanos anónimos que la de las personas célebres". Walter Benjamin