FRIDAY 10 JULY 2020

botasLa ONU vuelve a reprender a España por desatender a las víctimas del franquismo. Cuatro expertos de Naciones Unidas -el presidente del Grupo de Trabajo sobre las desapariciones forzadas, Ariel Dulitzky; el relator especial sobre las ejecuciones extrajudiciales o arbitrarias, Christof Heyns; el relator especial sobre la tortura, Juan E. Méndez, y el relator especial sobre la promoción de la verdad, la justicia y la reparación, Pablo de Greiff– han redactado un duro comunicado contra la decisión del Gobierno español de no extraditar a Argentina a los 17 ex cargos franquistas a los que la juez Maria Servini de Cubría reclama para interrogar en Buenos Aires. La magistrada les imputa posibles crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura.

«La denegación de la extradición deja en profundo desamparo a las víctimas y a sus familiares, negando su derecho a la justicia y a la verdad», afirman los cuatro expertos. «Reconocemos que cabe entre las competencias del Estado español la posibilidad de denegar esa solicitud de extradición, pero si no extradita, el Estado tiene la obligación de garantizar, ante las jurisdicciones nacionales, el acceso a la justicia para las víctimas de violaciones graves de los derechos humanos», añaden. Es decir, para la ONU, España debe enviar a esos 17 excargos franquistas a Argentina o juzgarlos en su territorio.

Los cuatro expertos rebaten, además, los argumentos presentados en el Consejo de Ministros para denegar la extradición de los 17 ex cargos franquistas, entre los que figura José Utrera Molina, suegro del exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.  «Carecen de base, pues parecen ignorar y contradecir las normas y estándares internacionales de los derechos humanos. El Estado español no puede escudarse en los principios de prescipción y extinción de la responsabilidad penal [la ley de amnistía de 1977]  para no extraditar o juzgar a los responsables de violaciones graves de derechos humanos. La tortura, las ejecuciones sumarias y la desaparición forzada pueden constituir crímenes de lesa humanidad, que son imprescriptibles. Es decir, que no vence la obligación del Estado de investigar y sancionar a los responsables».

Naciones Unidas ha conminado en numerosas ocasiones a España a atender a las víctimas del franquismo. En julio del año pasado dio al Gobierno 90 días para que le comunicara qué medidas pensaba tomar para atender sus recomendaciones, esto es, elaborar un plan nacional de búsqueda de los desaparecidos y disponer una partida presupuestaria para la localización y exhumación de los miles de fusilados que aún permanencen enterrados en fosas comunes. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha derogado de facto la ley de memoria histórica al eliminar todas las ayudas previstas en la norma para la apertura de fosas. De hecho, las que se hicieron el pasado verano se pagaron con la subvención de un sindicato de electricistas noruego que, al conocer la situación de desamparo de los familiares de los fusilados del franquismo, hizo una colecta para ayudar a sufragar las exhumaciones

La Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina (Ceaqua), que agrupa a todas las víctimas del franquismo que acudieron a pedir justicia a Buenos Aires al cerrar el Supremo la vía para la investigación de esos crímenes en España, celebra el comunicado de la ONU. «El Estado español, una vez más, es severamente reprendido y censurado por expertos independientes en derechos humanos de las Naciones Unidas por incumplir sistemáticamente sus obligaciones internacionales, algo que resulta improoio de un Estado de derecho», aseguran.

Única causa abierta en España por los crímenes del franquismo

La de Argentina era la única causa abierta en el mundo contra los crímenes del franquismo. Pero una juez de Almazán (Soria) acaba de iniciar una investigación por el fusilamiento de 10 hombres el 14 de agosto de 1936 en la localidad de Barcones. Los mataron a plena luz del día, hacia las dos de la tarde.  En el lugar donde iba a producirse el asesinato había en ese momento un grupo de niños jugando. Un falangista los echó, pero los menores se escondieron y presenciaron la terrible escena. Casi una vida después, en julio de 2013, Matías Bonilla, que tenía 9 años aquel 14 de agosto de 1936, señaló a un grupo de antropólogos forenses el lugar donde habían sido enterrados. Tras exhumar seis de los diez cuerpos que buscaban, la asociación Recuerdo y Dignidad de Soria, que representa a los familiares de las víctimas, acudió a la justicia. El juzgado de Almazán sobreseyó inicialmente la causa «por no resultar conocido el autor de los hechos”, pero la asociación sugirió entonces a la juez la posibilidad de localizar documentación que arrojara luz sobre la identidad de los asesinos, y la magistrada ha atendido su petición.

Así, ha librado un oficio a la Guardia Civil y a Falange para que le envíen al juzgado “las hojas de servicio” de los agentes el 14 de agosto de 1936, así como “posibles órdenes de ejecución” o “puestas a disposición” de las víctimas. La juez pide, asimismo, que “se averigue” si esas ejecuciones fueron “únicas o sistemáticas”, es decir, si como plantean Recuerdo y Dignidad y todas las asociaciones de memoria histórica de España, no se trataba de delitos comunes, sino de un plan de exterminio de quienes no apoyaban el golpe militar de Franco. Este auto supone la única causa abierta en estos momentos en España por crímenes del franquismo y es la primera después de la que le costó la suspensión al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y un juicio por prevaricación ante el Tribunal Supremo del que finalmente salió absuelto.

«Es un paso de gigante», asegura Iván Aparicio, presidente de la asociación Recuerdo y Dignidad de Soria.  Su abogado, Eduardo Ranz, confía en que “se contagie” a otros juzgados españoles donde desdecendientes de cientos de víctimas del franquismo han planteado demandas similares.

El más joven de los 10 fusilados en Barcones tenía 25 años y el mayor, 54. Juan Ballano y Cándido Muyo eran agricultores; Mariano González, ferroviario; Juan Pablo Rica, concejal de cultura en San Esteban de Gormaz. Fue precisamente la hija de este último, Amelia, quien impulsó la exhumación al pedir ayuda a la asociación Recuerdo y Dignidad. Tenía entonces 92 años y quería recuperar los restos de su padre antes de morirse. “Desgraciadamente falleció a los 96, un mes antes de que lográramos abrir la fosa y exhumar los restos. También a ella le habían hecho la vida imposible: le raparon la cabeza, le hicieron beber aceite de ricino y la obligaron a pasear en camisón, sin pelo, por el pueblo”, lamenta Aparicio. Fue el antropólogo forense Francisco Etxeberria, que acaba de participar en la identificación de los restos de Miguel de Cervantes, quien dirigió los trabajos. El equipo localizó los cuerpos de seis de las 10 víctimas —no encontraron los de cuatro afiliados a la CNT— y uno más que no esperaban: el esqueleto de una joven musulmana que había sido enterrada allí en el siglo IX.

Leer más ...

PROGRAMA VERANO-OTOÑO 2015 (FRANCIA)

Le semioruga «Guadalajara», el principal véhicule un être entré sur la place de l'Hôtel-de-Ville de París, le 24 août 1944

Le semioruga «Guadalajara», el principal véhicule un être entré sur la place de l’Hôtel-de-Ville de París, le 24 août 1944

Samedi 26 septembre et dimanche 27 septembre:

Transmettre pour résister: deux jours de débats, colloques et projections.

Thèmes : le STO pour les Espagnols, l’organisation Todt et le mur de l’Atlantique, les déportés de l’Île d’Aurigny et les camps nazis.

De 14:19 h – Cinéma La Clef – 34, rue Daubenton – Paris (5e).

Avant-programme

 Samedi 26 septembre:

Colloque sur le STO, les camps et la Libération.

David Wingeate Pike, professeur émérite de l’université américaine de Paris, directeur de recherches à l’American Graduate School.

Jean Chaize, président de la Fédération nationale des victimes et rescapés des camps nazis et du travail forcé, directeur de la publication Le Proscrit.

Ramón Pino, fils d’un envoyé au STO, évadé.

Marie Rafaneau-Boj, DEA en histoire contemporaine, écrivaine.

Serge Utgé-Royo, fils d’un évadé de ce camp.

Ramiro Santisteban, ancien déporté du comando Poschacher.

Benito Bermejo, historien spécialiste de la déportation des Espagnols.

Jean-Marie Winkler, universitaire, auteur de Château d’Hartheim ou l’antichambre de la solution finale.

Jean Estivill, professeur d’histoire.

Jean-Marie Ginesta, professeur d’université à Orléans.

Véronique Salou-Olivares.

 Dimanche 27 septembre:

 Projections et débats en présence des réalisateurs et de témoins :

14:00 h : Le camp d’Argelès, de Felip Solé – Documentaire-fiction, 52 mn.

15:00 h : Je te donne ma parole, de Quino Gonzalez – Documentaire, 52 mn.

Témoignage vidéo de Henri Melich, résistant et militant antifranquiste.

En présence de Marina Aguayo et José Torres, enfants de la Retirada, militants antifranquistes.

paris Lundi 23 novembre:

Concert Trio Utgé-Royo, No pasarán !

En ces temps de marées noires et bleues, et à l’aube du 80e anniversaire du début de la guerre d’Espagne, Serge Utgé-Royo reprend les chansons sociales et traditionnelles de sa mémoire espagnole, et y mêle les mots et les notes de sa propre histoire, gamin flamenco de la Révolution espagnole exilée… Léo Nissim, Jean My Truong et Jack Thysen l’accompagnent, au piano, aux percussions et à la basse, dans ce répertoire d’espoir, d’amour et de révolte…

Concert précédé de lecture de textes de combattant-e-s antifascistes espagnol-e-s.

 Mise en espace d’Armand Gatti, avec le metteur en scène Jean-Marc Luneau.

20:00 h – Vingtième théâtre – 7, rue des Plâtrières – Paris 20e – 06 12 25 52 85.

Leer más ...

El heroico Gilberto Bosques

Elena Poniatowska

dcumento francésEn la explanada de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), rumbo a una ceremonia en honor a Gilberto Bosques, encuentro a la cineasta Lillian Liberman, quien llamó a Bosques gigante moral de una ética inquebrantable y filmó ocho entrevistas de miles de horas con él a los cien años e hizo un documental conmovedor y catártico: Visa al paraíso, en el que además del propio Bosques, hablan hijos de exiliados que abren su corazón por primera vez ante la cámara y agradecen a Bosques haberles salvado la vida.

Se sabe que don Gilberto fue quién influyó en el general Lázaro Cárdenas, gran presidente de México, para darles asilo.

El 20 de julio, corro (muy retrasada) hacia el busto que la SRE quiso dedicar a don Gilberto y recuerdo que hace años me invitó Mariana Yampolsky.

–Vamos a entrevistar a Gilberto Bosques. A lo mejor nos acompaña Leopoldo Méndez.

La casa de don Gilberto Bosques y de su hija Laurita Bosques Manjarrez en lo alto de Tetelpan miraba hacia el valle. Repleta de recuerdos de cargos diplomáticos que ejerció el gran embajador, se alineaban fotografías dedicadas de monarcas europeos, entre otros de la reina de Gran Bretaña en el momento en que le sonríe por todo lo que hizo para salvar vidas durante la Segunda Guerra Mundial.

Verdadera fuente de información histórica, Bosques, el último diputado sobreviviente de la Constitución de Puebla, cónsul de México en Francia en el momento de la guerra y más tarde embajador en Portugal, Suecia y Cuba, rehén de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, nos recibió detrás de su enorme escritorio y nos saludó a la antigua, besándonos la mano. Viejo guapo, erguido y lúcido, tras de él, a través de la ventana, se extendía el pasto verde del jardín como un manto benevolente.

Hoy, en 2015, veo que El País lo llama el Schindler mexicano. ¿Qué pensaría él de ese nombramiento? A los 98 años, cuando lo visitamos Mariana y yo, Gilberto Bosques era un hombre sano y entero, porque había llevado una vida de entrega a los demás.

Nunca su labor fue tan fructífera y valiente como en 1939, en que México recibía los miles de refugiados que escapaban de la persecución franquista y a la judía de la de los nazis. Don Gilberto fue el remero, el valiente quien los pasó en barco al otro lado del Atlántico. Antes también los ayudó a resistir la Francia de Vichy.

Thriller de presentación Visa al paraíso. TeleSUR

gilberto1

Gilberto Bosques no sólo fue quien arregló el salvoconducto a Anna Seghers, escritora alemana antifascista, quien participó en el Congreso de intelectuales en Barcelona, en Madrid y en París en 1938, sino que “en Francia se encontraron refugiados de todas las nacionalidades a quienes nosotros los del consulado mexicano ayudábamos.

Había dos clases de refugiados: los que necesitaban protección para quedarse y los que necesitaban protección para salir de Francia, generalmente israelitas. La persecución y la propaganda antijudía fue muy enconada en Francia, la Gestapo nos tenía a nosotros no sólo vigilados, sino acusados. Había que ayudarles a algunos inclusive cambiándoles el rostro. Llegaban los refugiados de noche con muchas precauciones, porque teníamos un gabinete de fotografía en el consulado del que se encargaba una muy buena fotógrafa española con un inmenso deseo de ayudar. Retocaba la fotografía, le ponía otro nombre y se salvaba una vida. El consulado daba su visa de entrada en México. A algunos les dimos refugio en el consulado cuando se vieron acosados por la policía, tanto la Gestapo alemana como la policía de Vichy y la policía japonesa.

–¿Japonesa, don Gilberto?

–Sí, japonesa. El consulado general ocupaba la planta baja y en el piso alto se encontraba el consulado japonés, que nos vigilaba estrechamente y nos denunciaba un día sí y otro también. La policía española de Franco también andaba tras de nosotros. Buscaban sospechosos o culpables, los perseguían, los aprehendían y los deportaban.

Estas policías, la francesa, la española y la tremenda Gestapo, escogieron a un grupo selecto de alemanes judíos para deportarlos: poetas, pensadores, políticos en contra de Hitler, y los llevaron a una prisión a la que no entraba ni el cura. A las pocas horas, cuando supimos de la razzia, llegamos a la conclusión de que lo único que había que hacer era impedir que los deportaran a Alemania. En Vichy, recurrí a mis amigos del cuerpo diplomático, embajadores de otros países y en una forma indirecta, no oficial, visité al nuncio y conseguí su apoyo. No pudimos comunicarnos con los apresados, pero todo el cuerpo diplomático hizo presión sobre el gobierno de Vichy para que no los deportaran. Afortunadamente, un yugoslavo Ludomir Illitch, muy distinguido y muy temerario, organizó la fuga; junto con dos compañeros se aventó encima del guardia y los otros pudieron correr. Se murieron cuatro intelectuales, pero una guerrilla protegió a los demás y los puso a salvo en un fortín. La mayoría se salvó y esto molestó muchísimo a la Gestapo. Años más tarde, Ludomir vino a Estocolmo como embajador de su país, Yugoslavia, y yo del mío y nos abrazamos. Pudimos después salvarle la vida a Franz Dahlen, conocido escritor alemán, al alto poeta Rodolfo Leonard, María Zambrano, Wolfgang Paalen, Marietta Blau, Ernst Roemer, Egon Erwin Kisch, Walter Gruen, Carl Aylwin, Federica Montseny, Max Aub, Manuel Altolaguirre, Abraham Polanco.

Alemanes, polacos, austriacos forman parte de las miles de personas que vinieron a México gracias a las gestiones del cónsul Gilberto Bosques, entre 1939 y 1942.

México rompió relaciones diplomáticas con el gobierno de Vichy y don Gilberto Bosques presentó la nota de ruptura. La Gestapo alemana tomó por asalto el consulado y confiscó ilegalmente el dinero que la oficina mantenía para su operación, así como documentos y salvoconductos. A Bosques, a su esposa María Luisa Manjarrez y a sus tres hijos y todo el personal del consulado, 43 personas en total, los alemanes los mantuvieron en el pueblo Bad Godesberg, en un hotel prisión.

“Pasábamos las noches en vela para embarcar a los refugiados en Marsella. Eran tres barreras de selección y una vez embarcados la policía subía a explorar hasta el último rincón del barco. Había un control civil, otro militar, otro policiaco, otro compartido por tres policías: alemana, francesa y la España franquista. A quienes no les permitían viajar, su vida se convertía en una tragedia porque los regresaban al campo de Miles, cerca de Marsella, al que llamaban campo de salida. A Max Aub lo saqué varias veces de un campo de concentración, primero del de Vernet y después del de Jelfa en África. Me dedicó su Diario de Jelfa, ya en México comíamos juntos; a Max Aub jamás lo vi triste, siempre hacía bromas.

“En Vichy sabían que estábamos del lado de los refugiados y nos trataban como a enemigos, pretendían infundirnos miedo y era un momento en que había que estar en la dimensión de las cosas y el miedo no sirve para eso. Gracias a nuestro trabajo diurno y nocturno y a nuestra insistencia se salvaron muchas vidas.

En Bad Godesberg, donde estuvimos prisioneros, veíamos la cantidad de luz de aviones sobre el río Rin y después los incendios de Colonia que oíamos a unos 20 kilómetros. A los aviones podíamos verlos caer cuando los enfocaban los grandes reflectores, es algo que jamás se me ha olvidado. Una vez, un avión pasó rozando el techo y cayó a unos 600 metros. Mi mujer, María Luisa, era tan valiente que decía que no bajáramos al refugio y viéramos el gran espectáculo del cielo iluminado. Ver las luces de las formaciones de aviones cruzando el cielo, sus sombras sobre el agua, los reflectores cruzándose en el espacio era mágico.

Por lo visto México tiene una historia diplomática heroica en algunas etapas gracias a hombres de la talla de don Gilberto Bosques, quien a sus 98 años representó lo mejor de nuestro gran país. Mariana Yampolsky y yo nos despedimos pensando que con hombres como don Gilberto México llevaba buen rumbo, pero, claro, eso fue en el tiempo de hombres que se jugaban la vida y no de funcionarios en vacaciones sexenales.

La Jornada, El heroico Gilberto Bosques

Leer más ...

L’inauguration du jardin de La Nueve par un Bourbon! Les Amis des Républicains espagnols en région parisienne ont malgré tout été présents

UN ACTO DE AGRAVIO EN PARÍS: INAUGURACIÓN DEL JARDÍN DE LA NUEVE POR UN BORBÓN BAJO LA ROJIGUALDA

Esta mañana amaneció algo gris pero no lluviosa en la región parisina.

Como nos enteramos anteayer de que la Nueve sería homenajeada en su Jardín parisino inaugurado esta mañana conjuntamente por la Sra. alcaldesa de París y el rey de España cogí un ramo de flores tricolores del Jardín del Republicano español Daniel Serrano para llevárselas a los valientes luchadores de la Novena compañía de la II División Blindada del General Leclerc, que participó en la Liberación de París.JARDIN1Llegué delante del Ayuntamiento de París engalanado con banderas monárquicas españolas por segunda vez, lo que nunca ocurrió, que yo sepa, antes.

Hablé con los turistas quienes me sacaron fotos con mi ramito republicano y con mi bandera tricolor. Incluso había turistas españoles que me echaron una mano ya que los amigos de los Republicanos españoles en región parisina trabajaban y no pudieron acudir.

No se podía acceder al medio de la explanada delante del Ayuntamiento donde estaba por llegar el coche con los monarcas españoles.

JARDIN2Me quejé un poco de no poder poner siquiera mi ramito delante de las rejas del Jardín, como hicimos la vez pasada al marcharse de vuelta el rey, ya que no estaba invitada, pero los policías no me hicieron caso y me confirmaron amablemente que no lo podría.

Llegó el coche con los reyes de España y se tocó una bonita marcha, se fueron los reyes hacia el Jardín de la Nueve y desfilaron los trece caballos por la explanada hacia la parte de la avenida Victoria donde estaba un grupo de españoles con la bandera monárquica en la baranda.

JARDIN3Decidí ir para ese rincón, enfrente del Ayuntamiento. Al llegar les enseñé mi ramito y grité viva la República, ellos o mejor dicho ellas gritaron vitoreando a Felipe, Felipe!. Entonces saqué la bandera tricolor que puse al lado de la suya en la baranda y grité: «¡Viva la Tercera, Viva la República, los Borbones a las elecciones!»

Las señoras españolas explicaron que esa era la bandera de «la antigua República española», yo que era la de Segunda y seguro que la de la Tercera que ya se aproxima, como lo dice Jean Ortiz en su libro La République est de retour para el que hice algo de publicidad.

JARDIN4También insistí en que era la bandera de la Libertad y de la Democracia y las españolas al oír mi  nuevo «Viva la República ! » dijeron que «sí, que estaría hablando de  la francesa» y yo añadí que también la española ya que «ambas   Repúblicas son hermanas, que la República francesa es el ejemplo y la hermana de la República española» y grité  ¡ Viva la Fraternidad !. Entonces las señoras españolas que esperaban a su monarca para vitorearle otro poco se fueron un poco más lejos diciendo «qué mala pata» que habían tenido de que (yo) viniera a ese sitio «con tanto sitio como había!»

JARDIN5Entonces es cuando llegó un señor muy amable e interesado por mi bandera. Por cierto me dijo que era de la Prefectura de Policía y le expliqué qué representaban los colores de la Tricolor, me preguntó amablemente varias cosas entre ellas si era española y cómo me llamaba, si era presidenta de los ARE de RP, le dije que sí, claro, que somos demócratas, todos somos presidentes y miembros de los ARE de RP, si éramos muchos y le dije que sí, que somos muchos. A todo le contesté y le dije que quería poner mi ramito pero me dijo que no sería posible.

JARDIN7Decepcionada me fui para el Sena para ver si podía ver el Jardín de la Nueve y después de hacer fotos a las banderas tricolores con el ramito y con el fondo del río Sena y de la cárcel de la Conciergerie  donde fue detenida la tatarabuela de Juan Carlos y Felipe, una tal María -Antoinette, tiré las flores al Sena, en homenaje floral y romántico al río de París que tantas revoluciones vio, esperando que algún día los Amigos de los Republicanos españoles de la región parisina seamos admitidos con permiso de la Prefectura de Policía a homenajear a La Nueve en su Jardín.

Sigue nuestro Comunicado de apoyo a la asociación ASEREF, con la que estamos de acuerdoJARDIN9 en que un monarca puesto por Franco no debía inaugurar el Jardín de la Nueve hoy en París.

 

Viva la República!JARDIN10

Viva la Tercera!

Rose-Marie Serrano (Amigos de los Republicanos Españoles en Región parisina,  París, 3 de junio  de 2015)

 

 

 

 

Leer más ...

ccolegios del exilio mejicanoTras la derrota de las fuerzas republicanas que motivó la diáspora española, millares de exiliados llegaron a México. Encontraron en este país posibilidades, apertura y esperanza. Pensaron que la dictadura franquista tenía que caer en cualquier momento y que se volverían a abrir para ellos las puertas de la patria, de esa patria que los había expulsado. Nadie podía concebir el exilio como una situación permanente. Leer Más

La creación de las escuelas en el exilio mexicano cumpliría dos objetivos muy concretos: el primero era educar a los hijos de tal manera que no perdieran la identidad española, que se movieran entre gente similar a ellos y que les formara en el republicanismo que aquellos hombres y mujeres habían defendido hasta las últimas consecuencias. Se preparaba a los niños y jóvenes para volver a España con posibilidades que sus padres nunca tuvieron. El segundo objetivo era ofrecer a los muchos maestros que habían llegado, un empleo digno que les permitiera ir saliendo de la pobreza puesto que sólo contaban con su fuerza de trabajo. Las experiencias de Francisco Giner de los Ríos y de Manuel Bartolomé Cossío, que ya habían prosperado en España, debían ser puestas en la práctica. Las palabras pronunciadas en 1880 tuvieron, en el nuevo país, un sentido profético: La Institución no pretende limitarse a instruir, sino cooperar a que se formen hombres útiles al servicio de la humanidad y de la patria. Para esto, no desdeña una sola ocasión de intimar con sus alumnos, cuya custodia jamás fía a manos mercenarias . En México era posible renovar las experiencias de la Institución y podían mantenerse fieles a los preceptos básicos.

En agosto de 1939, se crearon el Instituto Luis Vives con fondos del Servicio de Evacuación de los Republicanos españoles (S.E.R.E.) y, con un préstamo, poco después, la Academia Hispano Mexicana. El Colegio Madrid fue fundado en 1941 con fondos de la Junta de Ayuda a los Republicanos Españoles (J.A.R.E). Tuvieron además una función social. Los centros colaboraron con becas de matrícula y de comedor a mitigar las primeras dificultades económicas familiares de los exiliados.
El Colegio Madrid, la Academia Hispano Mexicana y el Instituto Luis Vives, formaron generaciones de muy alto nivel, reconocidas por las instituciones de educación superior mexicanas. La obra de los colegios del exilio, vista a sesenta años de distancia, resulta sorprendente. Su propósito fue transmitir y difundir lo mejor de la cultura española universal cuando en España existía censura y persecución. Se enseña la gratitud a México, el respeto a sus instituciones y una especial veneración al general Lázaro Cárdenas. Se recuerda que México es la nueva patria, el lugar de privilegio que permitió a sus padres vivir en paz y en libertad. La llamada segunda generación» del exilio se conformó, de esta manera, con una mayoría de profesionistas con una escolaridad superior a la de los padres.
Fue posible gracias a las condiciones de México, y cabe aclarar que no todo fueron éxitos. Sin embargo, la Universidad, que ha rendido numerosos homenajes a los maestros e investigadores del Exilio, cuenta hoy con un buen número de maestros e investigadores pertenecientes a la segunda generación. Sin duda la emigración republicana cambió la imagen que se tenía en México del español.

A setenta y cinco largos años de distancia, la obra educativa ha echado hondas raíces: La tercera generación se está formando: el Instituto Luis Vives y el Colegio Madrid cuentan con un alto porcentaje de alumnos que son nietos de aquellos refugiados. Muchos otros acuden a escuelas oficiales o a otras instituciones docentes. De cualquier modo, la tercera generación sigue vinculada al origen por medio de los colegios, las casas regionales, los centros deportivos e instituciones culturales que siguen congregando a los hijos y nietos del exilio.

Leer más ...

388×390 Alumnos de 2º de preparatoria (Generación ’62) del Instituto Luis Vives en la escalinata de la biblioteca: Primera fila de izquierda a derecha:

JAVIER COMESAÑA FRANCISCO, FRANCISCO OLLERVIDES VILLALOBOS, ANTONIO RAMIREZ GUILLEN, EDMUNDO TEJEDA, LUIS MARTIN CUBERO; Segunda fila: LUIS RODRIGUEZ VIQUEIRA, SANTIAGO GARCÉS, ERNESTO ESTEVANE TORRES, AGUSTIN VARGAS DURAN; Tercera fila. ERICA WOKER MADRIGAL, MARIA TERESA AZOÑOS CONESA, ANA MARIA AMO SUAREZ, MARCIO CALLES, LUDIVINA GARCÍA ARIAS, LUIS GONZALEZ SICILIA COTTER, JOSE BADENES MARQUEZ; Cuarta fila: CLARA MORENO MENDOZA, GUADALUPE OJEDA ORDAZ, CARMEN OJEDA ORDAZ,MONICA CUEVAS LARA, RAMON CASTELLANOS JIMENEZ, ESTELA CHACON, Quinta fila: LILIA RIVAS LAGUNA, MARINA GARCÍA ARIAS, IRENE PAIZ TEJEDA, JUANITA SERRA ALTAMIRA , MANUEL SIMÓN, Sexta fila: SILVIA DEL AMO RODRIGUEZ, JORGE GAZQUE SOL, ALFREDO HERRANZ AGUILERA, LAURA MORATILLA LOPEZ, FRANCISCO GUERRA RULLAN, ENRIQUETA TUÑON PABLOS, ISABEL GOMEZ MORALES, JUAN LUIS BLANCO GOMEZ; Sin identificar: NURI PIE CONTIJOCH, HECTOR ALEMAN, JUAN ALFONSO GRACIA, SILVIA BETANZOS CANO, JULIO CASTILLON, MUNIR CHALELA, ROSA MARIA CUREÑO PEREZ, FELIPE GARCIA DE LA VEGA, M. ALBERTO GARCIA NAVARRETE, MONICA GUERRERO HERNANDEZ, ELECTRA HARO, GUSTAVO KUBLI, EULALIA (LALI)LOPEZ, DONATH LUIS RIVERO BORRELL, SOCORRO RUIZ CORTES, ANGELES ROMO DIAZ, JAIME MENDEZ LENZA, JOSE LUIS SAENZ E. , JUAN ROBERTO SALAS PAZ, DEYANIRA SANTA MUÑOZ, DANIEL SEPULVEDA HERNANDEZ, JOSE MARIA SURREL CABRE; Faltan en la foto: ARCADI ARTÍS, CARMEN PARRA RODRIGUEZ, ERNESTO REYES PALMA, KETTY GARCIA AGUT, MARINA ISOLDA MENDEZ GUERRERO, JUAN ANTONIO MERIGO, CARLOS TOBÍO ALONSO.

Leer más ...

"Es tarea más ardua honrar la memoria de los seres humanos anónimos que la de las personas célebres". Walter Benjamin