SATURDAY 22 SEPTEMBER 2018

Día Internacional para el Derecho a la Verdad

El 21 de diciembre de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 65/196 proclama el 24 de marzo Día Internacional para el Derecho a la Verdad. En esa fecha, tres décadas antes, en 1980, es asesinado en el Salvador el obispo Óscar Romero, gran defensor de los Derechos Humanos en su país.

El propósito del Día es: Promover la memoria de las víctimas de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos y la importancia del derecho a la verdad y la justicia. Rendir tributo a quienes han dedicado su vida a la lucha por promover y proteger los derechos humanos de todos y a quienes han perdido la vida en ese empeño. Reconocer la importante labor y los valores de Monseñor Óscar Romero.

Con motivo de esta celebración en el Senado español se dieron cita varias asociaciones de la memoria bajo la Plataforma Comisión de la Verdad. En primer lugar intervinieron los senadores de los grupos PSOE, Esquerra Republicana, Unidos Podemos y PNV. Los senadores del Partido Popular, grupo que ostenta la mayoría en el Senado, no se acercaron a la Sala Europa donde se desarrollaba el acto, ni por deferencia de anfitrión a saludar aunque no participasen en el acto. Evidentemente no se trata de una acción de mala educación sino un claro mensaje de oposición a la Verdad. Posteriormente intervinieron diferentes personas comprometidas con la memoria como Cristina Almeida, Reyes Mate, Manuel de la Rocha y otros. Cerró el turno de intervenciones los diputados de las comunidades autónomas que tienen Ley de Memoria propia; Andalucía, Valencia, Baleares y Navarra. Para finalizar el acto se presentó la Declaración por una Comisión de la Verdad sobre los crímenes del Franquismo que aquí reproducimos textualmente.

 Declaración por una Comisión de la Verdad sobre los Crímenes del Franquismo.

La Plataforma por la Comisión de la Verdad y las organizaciones abajo firmantes nos dirigimos a las instituciones, entidades sociales y ciudadanos partidarios de que se reconozca el derecho de las víctimas del franquismo a la Verdad, a la Justicia y a la Reparación, y se establezcan, por los poderes públicos, las garantías de no repetición en nuestro país. Cuarenta  años de brutal dictadura no pueden ser ignorados y nuestra sociedad necesita construir su futuro en libertad, aprendiendo y condenando las múltiples y graves violaciones de los derechos humanos cometidos en España por el régimen franquista entre 1936, fecha de la sublevación militar, hasta 1977, año de las primeras elecciones democráticas. Por ello, creemos que ha llegado el momento de aplicar las recomendaciones de las Naciones Unidas y, en concreto, la constitución de una Comisión de la Verdad sobre los Crímenes del Franquismo por el Congreso de los Diputados. Petición que viene, además, avalada por más de 108.000 firmas, más de 100 entidades sociales y diversos representantes de organizaciones y grupos políticos autonómicos y estatales.

Las víctimas, los familiares y la sociedad en su conjunto no pueden sostener el silencio, el olvido o la ignorancia como justificantes de nuestro sistema político. La recuperación de los restos reclamados por sus familias, la apertura de fosas, el esclarecimiento de la situación de los desaparecidos o la investigación de los secuestros de bebés exigen el establecimiento de políticas públicas de memoria democrática, aplicando la Ley de Memoria y superando sus limitaciones, la implementación sin reservas de las recomendaciones de Naciones Unidas y, muy especialmente, el establecimiento de una Comisión de la Verdad.

El Consejo de Europa, las Naciones Unidas y otros organismos internacionales han emitido informes en ese sentido en los últimos años. Las violaciones de derechos humanos no son un asunto interno sino que afectan a la humanidad en su conjunto. El Gobierno, las Cortes y el resto de instituciones deben favorecer el conocimiento de la historia y nuestra memoria colectiva como vacuna contra la repetición de los errores del pasado, además de atender a la formación ética y ciudadana de las jóvenes generaciones. En 40 países se han constituido al efecto comisiones de la verdad.

El derecho a conocer la verdad sobre lo sucedido en nuestro país es un derecho absoluto y una obligación que el Estado español debe satisfacer de acuerdo con el derecho internacional, que lo establece como derecho individual y colectivo, es decir, de todos y todas.

Las múltiples iniciativas de ayuntamientos, comunidades autónomas y particulares reclaman la acción del Gobierno y de las Cortes, no pueden suplirla. Pedimos a todas las fuerzas políticas y sociales de nuestro país, que ésta sea la legislatura en la que el reconocimiento a las víctimas se lleve a cabo desde todos los ámbitos.

Los abajo firmantes entendemos que es imprescindible que el Congreso de los Diputados apruebe la creación de una Comisión de la Verdad, para establecer los hechos y garantizar los derechos de las víctimas del franquismo a la verdad, justicia, reparación y medidas de no repetición, permitiendo así la convivencia libre y democrática de los ciudadanos de nuestro país.

Marzo de 2017

Fdo.- Jaime Ruiz Reig

Presidente Plataforma Comisión de la Verdad

sobre los Crímenes del Franquismo

 

Leer más ...

Recogido de Eduardo Bravo en la Revista digital Yorokobu

Max Aub no perdió el sentido del humor. Sus obras de teatro y novelas contienen diversos ejemplos de esa forma socarrona, irónica y mordaz forma de analizar la realidad, pero fue en El correo de Euclides donde dio rienda suelta a su vis cómica.

0MAX-AUB8

Aub, uno de los escritores españoles más destacados de la Generación del 27, nació en Francia, en el seno de una familia alemana que se instaló en Valencia cuando estalló la Primera Guerra Mundial.

Militante de izquierdas y fiel al gobierno republicano, tuvo que exiliarse a Francia al finalizar la Guerra Civil. Lo denunciaron por comunista y fue confinado en el campo de prisioneros de Roland Garros. Después fue trasladado a Vernet, más tarde a Marsella y de ahí a Argelia, hasta que en 1942 pudo embarcarse con destino a México, donde residió el resto de su vida.

En el número 5 de la Calle Euclides del Distrito Federal, Max Aub estableció su domicilio mexicano. Desde allí desarrolló una fructífera labor creativa, materializada en cientos de artículos de prensa, ensayos, obras de teatro, poemas, novelas y un curioso opúsculo que llevaba el nombre de la propia calle y que el autor regalaba a sus amigos para felicitarles el año nuevo: El correo de Euclides.

1MAX-AUBCon el subtítulo de ‘Periódico conservador’, El correo de Euclides era una hoja de 50 x 38,5 centímetros impresa a dos tintas en la que se contenían diversos titulares humorísticos compuestos con diferentes tipografías.

No era la primera vez que Aub abordaba el tema del humor de forma explícita. En 1957, ya se había zambullido en el género con Crímenes ejemplares, una colección de cómicos relatos sobre asesinatos y, en 1958, había publicado una suerte de biografía de un pintor ficticio, Jusep Torres Campalans, que ilustró con cuadros pintados por él mismo, los cuales llegaron a exponerse en una galería de México provocando la confusión de los críticos de arte.

En El correo de Euclides, sin embargo, el autor creó en una sola página breves relatos con sentido, formados por frases aparentemente inconexas, sentencias filosóficas y reflexiones que analizaban diferentes temas desde el absurdo, la paradoja o el razonamiento disparatado.

2MAX-AUB5En los siete números publicados durante los años 1959 a 1968, se suceden titulares como «Paraíso abierto a todos desde la semana próxima», «Lo más viejo es el pasado. Luego: Hacia él vamos. Y si no al tiempo», «Terrible equivocación: Los hombres no estaban destinados a la Tierra», «El arte vuelve a sus orígenes: el palote».

También hay lugar para las frases absurdas como «Acción de gracias, a las 19:30»; para el análisis político como «Solución al conflicto judío árabe: Nasser acepta el reino de Murcia. Los refugiados palestinos a Valencia, Aragón y Cataluña, donde estarán como en su casa»; o para reflexiones llenas de sentido del tipo «No nos vemos como nos ven. La culpa es de los espejos».

En el número 4, incluso se aborda el tema del tiempo, una cuestión que preocupó por igual a los presocráticos y a Einstein, aunque Aub la trata desde un punto de vista más divertido que el todos ellos: «Salvatore Rosa, Premio Nobel de Física, vende a su madre como esclava después de muerta». Una noticia fácilmente comprensible si se sigue el razonamiento que el físico desgrana a continuación, para lo cual echa mano de las paradojas de Zenón: «Si el tiempo es discontinuo, la continuidad no existe. Somos lo que fuimos y seremos, distintos y eternos en cada momento, luego puedo vender a mi madre como esclava».

MAX-AUB4

El reverso de El correo de Euclides contenía breves mensajes de cortesía del autor que, como el resto de la publicación, apelaban al humor. Frases como «Max Aub le envía la verdad (y nada más que la verdad), su último cuento de 1959, deseándole lo mejor para el próximo», «El retraso se debe a ciertas dudas, falsas esperanzas, a la imprenta y, seguramente, al Correo», o aquella que sirve de cierre al número del año 1964: «Incomunicación absoluta a partir de este momento».

ultimoMAX-AUB2

 

Leer más ...

‘Asylum’, un cómic que nos recuerda que los españoles también fuimos refugiados

  • Javier de Isusi mezcla la crisis migratoria actual con el exilio tras la Guerra Civil
  • Un cómic basado en testimonios reales de refugiados
JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo)

Con la actual crisis de los refugiados han aumentado los sentimientos xenófobos contra los extranjeros, pero no podemos olvidar que no hace tanto tiempo que fuimos los españoles los que llamamos a las puertas de Europa y América en busca de refugio, a raíz de la Guerra Civil. Algo que nos recuerda el cómic Memorias compartidas (CEAR-Euskadi/Astiberri), de Javier de Isusi (Bilbao, 1972).

“El libro –asegura Javier- formaba parte del proyecto Memorias Compartidas, elaborado entre CEAR-Euskadi y el observatorio por la paz Gernika Gogoratuz. Se trataba de visibilizar que la memoria del exilio es siempre similar; aunque las circunstancias que provocan un exilio puedan ser muy diversas, al final las experiencias son muy similares”.

portada1comic 5viñeta 4viñeta 3 viñeta 2viñeta 1viñeta “Cuando me lo propusieron -asegura el dibujante- yo les dije que habían dado con la persona perfecta, porque esa era una idea que ya me rondaba desde hacía años. Yo la había pensado no con refugiados, sino con emigrantes en general, pero la idea era la misma; mostrar cómo nos vemos cuando somos nosotros quienes buscamos asilo y cómo vemos al otro cuando llama a nuestra puerta”.

Las mujeres son las grandes protagonistas

Javier resume así el argumento del cómic: “Son cinco historias que se van entrelazando. Hay una principal, que es la de una mujer vasca que tuvo que exiliarse tras la guerra civil. Esa historia está narrada desde el principio hasta el final y, a medida que va evolucionando, se van introduciendo las otras, que son historias de exilio actuales. Y así aparecen continuamente las evidentes similitudes y conexiones entre unas y otras”.

Otra de las particularidades del libro es que casi todas las protagonistas son Mujeres. “Uno de los requisitos del proyecto –asegura Javier- era que abordara el tema de género. Casi siempre se habla de refugiados en masculino, y aquí queríamos resaltar que las mujeres refugiadas no sólo lo son en calidad de “mujeres de” o “hijas de”. Y aún más que, a menudo, tienen que huir precisamente por su condición de mujer”.

“Y casi todas son africanas –continúa-. Cuando se habla de personas refugiadas en seguida nos viene a la mente Siria o Palestina, pero la gran mayoría de las personas que llegan en pateras o se agolpan en Melilla son africanas, y muchas de ellas vienen huyendo de situaciones que las han obligado a migrar”.

Historias basadas en casos reales

Lo que hace más dolorosas a estas historias son que están basadas en casos reales: “Sí, todas ellas –asegura Javier-. Alguna, como la de Imelda, una periodista mexicana que, por denunciar los casos de feminicidio de Ciudad Juárez es amenazada de muerte, es prácticamente idéntica a la historia de la mujer en quien está basada”.

“Para otras, como la de Aina, una joven nigeriana que cae en una red de trata de mujeres, he mezclado distintos testimonios. Para la de Sanza, una mujer del Congo que pasa diez años huyendo de la guerra hasta que se queda atascada en la valla de Melilla, cambié el género, la persona en quien me basé era un hombre en realidad”

La historia de Chris, un homosexual ugandés, es la más sutil de todas –añade Javier-, porque recoge sobre todo la sensación de miedo. En ella recabé mucha información sobre la homofobia en África. Por último, la historia de Marina, la abuela vasca cuyo exilio a partir de la Guerra Civil hila todo el libro, está basada en la de la abuela de una amiga, aunque metí otras historias, como la de mi propia abuela”.

No podemos olvidar que los españoles fuimos refugiados

El cómic mezcla estas historias actuales con la de esa anciana que tuvo que huir tras la Guerra Civil, “Para recordar que nuestro pueblo también ha sufrido el exilio –asegura Javier-, también ha sido un pueblo que ha solicitado asilo, y también en ese periplo que sufrió hubo pueblos que le acogieron con generosidad, como México, otros que se cerraron en banda y otros que respondieron con muchísima ambigüedad, como Francia”.

“Y eso fue antes de ayer –continúa-, aún están vivas algunas de las personas que lo sufrieron. No está de más recordar cómo nos trataron entonces para ver cómo nos gustaría pasar a la historia. Nadie dice hoy en día: qué bien se portó Francia cuando encerró a los refugiados españoles en campos de concentración. Es motivo de vergüenza para ese país las condiciones que les hizo sufrir a muchos de ellos. Por el contrario es motivo de orgullo para México los muchos gestos casi heroicos que mostraron hacia los refugiados de la Guerra Civil”.

La Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi (CEAR)

El cómic es un proyecto de la Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi. “CEAR no es una ONG asistencial –asegura Javier-, aunque esté en contacto con organizaciones que sí lo son. Es la Comisión Española de Ayuda al/la Refugiado/a, y como tal se centra en labores de asesoramiento, sensibilización y denuncia. Además de la gente que trabaja ahí también hay muchas personas voluntarias, yo animaría a cualquiera que esté interesada a que se acerque al centro de CEAR más cercano y les pregunte de qué manera podría colaborar. El trabajo siempre ha sido ingente, pero 2016 ha sido el año con más personas con desplazamiento forzoso de la historia”.

Ellos han sido los que han pasado la información necesaria a Javier para realizar este cómic. “El trabajo de documentación, el de recabar los testimonios de la gente, ya lo tenían elaborado en CEAR, sólo tuvieron que pasármelo –asegura el dibujante-. Luego, casualidades de la vida, por distintas razones, pero que no tenían relación con el cómic, sí que he tratado con varias personas refugiadas, tuvieran el estatuto o no. Pero, dada la buena calidad del material que me pasaron desde CEAR, el contacto directo no era indispensable para poder hacer el cómic”.

Lápiz y acuarela

En cuanto a su técnica de dibujo, Javier nos comenta que: “En este libro he seguido explorando la técnica de lápiz y acuarela que ya usé en mis anteriores libros, Ometepe y He visto ballenas. Aquí, para cada historia he usado sólo dos colores, uno frío (gris) y otro cálido en una gradación que iba del amarillo al rojo pasando por el naranja, ocre y siena. Cuando todas las historias se juntan uso todos esos tonos y el resultado, al mezclarse todos ellos, parece una policromía total. La metáfora cromática del libro es precisamente esa, que sólo cuando juntamos todas las historias vemos la vida con todos sus colores”.

El dibujante confiesa que no le ha resultado difícil enfrentarse a tantos escenarios y personajes distintos: “No. Yo he viajado por África y por Latinoamérica… No tenía que hacer un gran esfuerzo imaginativo para situar los personajes. Sabía bien, más o menos, cómo eran los escenarios. Y a los personajes… No sé, es como si los conociera desde siempre. El que más me costó ambientar fue el de Marina, porque es el que pasa por situaciones más distintas y más lejanas a mí (campos de concentración, bombardeos, etc.). Pero ahí interviene la magia de Internet, que para los dibujantes se nos ha convertido en la panacea a la hora de buscar documentación”.

Javier de Isusi destaca la importancia de este tipo de proyectos y asegura que le gustaría volver a participar en alguno: “Sí, sin duda. Creo que estos proyectos no sólo son necesarios sino que también se disfruta haciéndolos. La profesión de autor de cómics es muy solitaria y con este tipo de historias sales mucho de tu burbuja profesional”.

“En cuanto a proyectos –continúa el dibujante- ahora estoy con otro encargo, cosa rara en mí, llevo dos encargos concatenados que me han ido haciendo postergar el proyecto personal en el que andaba desde que acabé He visto ballenas (Astiberri); un cómic sobre los últimos años de Oscar Wilde. Pero aún tendrá que esperar”.

Por cierto que los benficios de la venta de este libro se destinarán a CEAR-Euskadi.

Leer más ...

A voz ahogada

teatro

Leer más ...

El Valor de la memoria

La libreria El Sueño Igualitario publica una entrevista con Pablo Iglesias Nuñez, hijo de la autora del libro « El valor de la Memoria ».  Sintetizamos la entrevista y recensión sobre dicho libro :

Este libro es el testimonio de una mujer que vivió la represión de la cárcel de Ventas y del campo de concentración de Ravensbrück. En él  narra el periplo de la que fue secretaria de Pablo Neruda. Cuenta con la introducción de Mirta Núñez Díaz-Balart y con el prólogo de Elvira Lindo.

El valor de la memoria, está compuesto de 2 libros: “Cárcel de Ventas” (publicado en castellano en 1967 en París, en Colección Ebro) y “Destinada al crematorio” (traducción al castellano de “El carretó dels gossos”, publicado en catalán en 1980 y reeditado en 2005 por Edicions 62). Estos libros se completan con la biografía de Mercedes, un léxico de los términos empleados en el libro, una amplia bibliografía y un álbum fotográfico, según comenta su hijo Pablo Iglesias Núñez.

Lo que cuenta la editorial sobre este libro:

De las cárceles franquistas a los campos de exterminio nazis, Mercedes Núñez Targa, mujer de convicciones del siglo xx (Barcelona 1911-Vigo 1986), cuenta con sinceridad y talento su increíble odisea. Se trata de un relato en primera persona donde la autobiografía se completa con un análisis sociológico. La narración incluye detalles estrictamente femeninos que hacen que el testimonio sea particularmente interesante. El 14 de abril de 1931 Mercedes asiste con entusiasmo a la proclamación de la IIª República española. En 1934, trabaja como secretaria de Pablo Neruda, siendo éste Cónsul de Chile en Barcelona. El 18 de julio de 1936 estalla el golpe de estado militar de los generales facciosos. Mercedes pagará con privación de libertad su compromiso en la defensa de los valores de la República. En 1942, a su salida de la temida cárcel de Ventas de Madrid, toma el camino del exilio y atraviesa los Pirineos. Se encuentra de nuevo con sus camaradas de lucha en Carcassonne y se incorpora a la Resistencia. La detiene la Gestapo en mayo de 1944 y la envía a deportación. Conocerá el infierno de Ravensbrück. El 14 de abril de 1945, día de su liberación, estaba destinada a la cámara de gas. Mercedes consagró el resto de su vida a ofrecer su testimonio, considerando como un deber imperativo transmitir El valor de la memoria. A. Bonet.

A la pregunta de Cazarabet ¿qué es lo primero que recuerda de su madre? Pablo responde: respeto y admiración por su generosidad y su entereza. Me pregunto si habrá valido la pena tanto sacrificio viendo el discurrir de la sociedad y la desmemoria que impera en nuestro país, aunque ella, cuando le preguntaban, siempre contestaba que, a pesar de todo, si había valido la pena.

En relación a la prisión de Ventas, Mercedes dice:  Ventas no sólo fue un lugar de represión y de tortura, se trataba de destruir la persona haciéndole perder su identidad, su dignidad así como sus ideales. Relata el caso de las condenadas a muerte que se inscriben en los cursos impartidos por algunas presas. Una de ellas le cuenta a Mercedes: “Vengo a aprender a leer. Si me matan, no habré perdido nada. Y si vivo, tendré un arma más en contra del enemigo…”. Lo que más recordaba de Ventas era el maltrato infligido por las religiosas y la solidaridad entre presas.

Continua su hijo con los recuerdos : siempre contaba mi madre que, a la Liberación, lo primero que preguntó era si había caído Franco. La respuesta negativa le supuso una gran desilusión. Siempre pensó que las tropas aliadas ayudarían a liberar España del fascismo, pero no fue así.

En relación al día después de salir de un campo de concentración en una entrevista decía Mercedes: “…al entrar en contacto con la vida normal nos dimos cuenta que éramos distintos. Notas que tienes deficiencias. Ya no sabes saludar a la gente, ir a comprar, pagar el alquiler. Además pierdes la memoria, ya no te acuerdas ni de tu dirección. Hay que hacer un esfuerzo enorme para subir un escalón en tu vida y ponerte al nivel de la gente normal”.

Mercedes Núñez Targa (Barcelona, 1911-Vigo, 1986), fue secretaria del poeta Pablo Neruda durante la República, siendo éste cónsul de Chile en Barcelona. Lucha en la guerra en las filas del PSUC, por lo que en 1940 es condenada a 12 años de prisión, e internada en la Cárcel de Ventas. Liberada ese mismo año por un error burocrático, escapa a Francia y sigue allí luchando en el maquis contra el fascismo. En 1944 es detenida por los nazis e internada en el campo de concentración de Ravensbrück, donde tras sobrevivir varios meses en medio del horror, es liberada pocos días antes de la fecha en que estaba prevista su ejecución.

Leer más ...

"Es tarea más ardua honrar la memoria de los seres humanos anónimos que la de las personas célebres". Walter Benjamin

  • si-2
  • si-1
  • si4
  • si2-recor
  • si-abocados-exodo
  • si-la_verdadera_nueve
  • si-paso-frontera-prats-de-mollo
  • si-collag
  • si-recor
  • siabocados-exodo