SATURDAY 06 JUNE 2020

L’inauguration du jardin de La Nueve par un Bourbon! Les Amis des Républicains espagnols en région parisienne ont malgré tout été présents

UN ACTO DE AGRAVIO EN PARÍS: INAUGURACIÓN DEL JARDÍN DE LA NUEVE POR UN BORBÓN BAJO LA ROJIGUALDA

Esta mañana amaneció algo gris pero no lluviosa en la región parisina.

Como nos enteramos anteayer de que la Nueve sería homenajeada en su Jardín parisino inaugurado esta mañana conjuntamente por la Sra. alcaldesa de París y el rey de España cogí un ramo de flores tricolores del Jardín del Republicano español Daniel Serrano para llevárselas a los valientes luchadores de la Novena compañía de la II División Blindada del General Leclerc, que participó en la Liberación de París.JARDIN1Llegué delante del Ayuntamiento de París engalanado con banderas monárquicas españolas por segunda vez, lo que nunca ocurrió, que yo sepa, antes.

Hablé con los turistas quienes me sacaron fotos con mi ramito republicano y con mi bandera tricolor. Incluso había turistas españoles que me echaron una mano ya que los amigos de los Republicanos españoles en región parisina trabajaban y no pudieron acudir.

No se podía acceder al medio de la explanada delante del Ayuntamiento donde estaba por llegar el coche con los monarcas españoles.

JARDIN2Me quejé un poco de no poder poner siquiera mi ramito delante de las rejas del Jardín, como hicimos la vez pasada al marcharse de vuelta el rey, ya que no estaba invitada, pero los policías no me hicieron caso y me confirmaron amablemente que no lo podría.

Llegó el coche con los reyes de España y se tocó una bonita marcha, se fueron los reyes hacia el Jardín de la Nueve y desfilaron los trece caballos por la explanada hacia la parte de la avenida Victoria donde estaba un grupo de españoles con la bandera monárquica en la baranda.

JARDIN3Decidí ir para ese rincón, enfrente del Ayuntamiento. Al llegar les enseñé mi ramito y grité viva la República, ellos o mejor dicho ellas gritaron vitoreando a Felipe, Felipe!. Entonces saqué la bandera tricolor que puse al lado de la suya en la baranda y grité: «¡Viva la Tercera, Viva la República, los Borbones a las elecciones!»

Las señoras españolas explicaron que esa era la bandera de «la antigua República española», yo que era la de Segunda y seguro que la de la Tercera que ya se aproxima, como lo dice Jean Ortiz en su libro La République est de retour para el que hice algo de publicidad.

JARDIN4También insistí en que era la bandera de la Libertad y de la Democracia y las españolas al oír mi  nuevo «Viva la República ! » dijeron que «sí, que estaría hablando de  la francesa» y yo añadí que también la española ya que «ambas   Repúblicas son hermanas, que la República francesa es el ejemplo y la hermana de la República española» y grité  ¡ Viva la Fraternidad !. Entonces las señoras españolas que esperaban a su monarca para vitorearle otro poco se fueron un poco más lejos diciendo «qué mala pata» que habían tenido de que (yo) viniera a ese sitio «con tanto sitio como había!»

JARDIN5Entonces es cuando llegó un señor muy amable e interesado por mi bandera. Por cierto me dijo que era de la Prefectura de Policía y le expliqué qué representaban los colores de la Tricolor, me preguntó amablemente varias cosas entre ellas si era española y cómo me llamaba, si era presidenta de los ARE de RP, le dije que sí, claro, que somos demócratas, todos somos presidentes y miembros de los ARE de RP, si éramos muchos y le dije que sí, que somos muchos. A todo le contesté y le dije que quería poner mi ramito pero me dijo que no sería posible.

JARDIN7Decepcionada me fui para el Sena para ver si podía ver el Jardín de la Nueve y después de hacer fotos a las banderas tricolores con el ramito y con el fondo del río Sena y de la cárcel de la Conciergerie  donde fue detenida la tatarabuela de Juan Carlos y Felipe, una tal María -Antoinette, tiré las flores al Sena, en homenaje floral y romántico al río de París que tantas revoluciones vio, esperando que algún día los Amigos de los Republicanos españoles de la región parisina seamos admitidos con permiso de la Prefectura de Policía a homenajear a La Nueve en su Jardín.

Sigue nuestro Comunicado de apoyo a la asociación ASEREF, con la que estamos de acuerdoJARDIN9 en que un monarca puesto por Franco no debía inaugurar el Jardín de la Nueve hoy en París.

 

Viva la República!JARDIN10

Viva la Tercera!

Rose-Marie Serrano (Amigos de los Republicanos Españoles en Región parisina,  París, 3 de junio  de 2015)

 

 

 

 

Leer más ...

ccolegios del exilio mejicanoTras la derrota de las fuerzas republicanas que motivó la diáspora española, millares de exiliados llegaron a México. Encontraron en este país posibilidades, apertura y esperanza. Pensaron que la dictadura franquista tenía que caer en cualquier momento y que se volverían a abrir para ellos las puertas de la patria, de esa patria que los había expulsado. Nadie podía concebir el exilio como una situación permanente. Leer Más

La creación de las escuelas en el exilio mexicano cumpliría dos objetivos muy concretos: el primero era educar a los hijos de tal manera que no perdieran la identidad española, que se movieran entre gente similar a ellos y que les formara en el republicanismo que aquellos hombres y mujeres habían defendido hasta las últimas consecuencias. Se preparaba a los niños y jóvenes para volver a España con posibilidades que sus padres nunca tuvieron. El segundo objetivo era ofrecer a los muchos maestros que habían llegado, un empleo digno que les permitiera ir saliendo de la pobreza puesto que sólo contaban con su fuerza de trabajo. Las experiencias de Francisco Giner de los Ríos y de Manuel Bartolomé Cossío, que ya habían prosperado en España, debían ser puestas en la práctica. Las palabras pronunciadas en 1880 tuvieron, en el nuevo país, un sentido profético: La Institución no pretende limitarse a instruir, sino cooperar a que se formen hombres útiles al servicio de la humanidad y de la patria. Para esto, no desdeña una sola ocasión de intimar con sus alumnos, cuya custodia jamás fía a manos mercenarias . En México era posible renovar las experiencias de la Institución y podían mantenerse fieles a los preceptos básicos.

En agosto de 1939, se crearon el Instituto Luis Vives con fondos del Servicio de Evacuación de los Republicanos españoles (S.E.R.E.) y, con un préstamo, poco después, la Academia Hispano Mexicana. El Colegio Madrid fue fundado en 1941 con fondos de la Junta de Ayuda a los Republicanos Españoles (J.A.R.E). Tuvieron además una función social. Los centros colaboraron con becas de matrícula y de comedor a mitigar las primeras dificultades económicas familiares de los exiliados.
El Colegio Madrid, la Academia Hispano Mexicana y el Instituto Luis Vives, formaron generaciones de muy alto nivel, reconocidas por las instituciones de educación superior mexicanas. La obra de los colegios del exilio, vista a sesenta años de distancia, resulta sorprendente. Su propósito fue transmitir y difundir lo mejor de la cultura española universal cuando en España existía censura y persecución. Se enseña la gratitud a México, el respeto a sus instituciones y una especial veneración al general Lázaro Cárdenas. Se recuerda que México es la nueva patria, el lugar de privilegio que permitió a sus padres vivir en paz y en libertad. La llamada segunda generación» del exilio se conformó, de esta manera, con una mayoría de profesionistas con una escolaridad superior a la de los padres.
Fue posible gracias a las condiciones de México, y cabe aclarar que no todo fueron éxitos. Sin embargo, la Universidad, que ha rendido numerosos homenajes a los maestros e investigadores del Exilio, cuenta hoy con un buen número de maestros e investigadores pertenecientes a la segunda generación. Sin duda la emigración republicana cambió la imagen que se tenía en México del español.

A setenta y cinco largos años de distancia, la obra educativa ha echado hondas raíces: La tercera generación se está formando: el Instituto Luis Vives y el Colegio Madrid cuentan con un alto porcentaje de alumnos que son nietos de aquellos refugiados. Muchos otros acuden a escuelas oficiales o a otras instituciones docentes. De cualquier modo, la tercera generación sigue vinculada al origen por medio de los colegios, las casas regionales, los centros deportivos e instituciones culturales que siguen congregando a los hijos y nietos del exilio.

Leer más ...

388×390 Alumnos de 2º de preparatoria (Generación ’62) del Instituto Luis Vives en la escalinata de la biblioteca: Primera fila de izquierda a derecha:

JAVIER COMESAÑA FRANCISCO, FRANCISCO OLLERVIDES VILLALOBOS, ANTONIO RAMIREZ GUILLEN, EDMUNDO TEJEDA, LUIS MARTIN CUBERO; Segunda fila: LUIS RODRIGUEZ VIQUEIRA, SANTIAGO GARCÉS, ERNESTO ESTEVANE TORRES, AGUSTIN VARGAS DURAN; Tercera fila. ERICA WOKER MADRIGAL, MARIA TERESA AZOÑOS CONESA, ANA MARIA AMO SUAREZ, MARCIO CALLES, LUDIVINA GARCÍA ARIAS, LUIS GONZALEZ SICILIA COTTER, JOSE BADENES MARQUEZ; Cuarta fila: CLARA MORENO MENDOZA, GUADALUPE OJEDA ORDAZ, CARMEN OJEDA ORDAZ,MONICA CUEVAS LARA, RAMON CASTELLANOS JIMENEZ, ESTELA CHACON, Quinta fila: LILIA RIVAS LAGUNA, MARINA GARCÍA ARIAS, IRENE PAIZ TEJEDA, JUANITA SERRA ALTAMIRA , MANUEL SIMÓN, Sexta fila: SILVIA DEL AMO RODRIGUEZ, JORGE GAZQUE SOL, ALFREDO HERRANZ AGUILERA, LAURA MORATILLA LOPEZ, FRANCISCO GUERRA RULLAN, ENRIQUETA TUÑON PABLOS, ISABEL GOMEZ MORALES, JUAN LUIS BLANCO GOMEZ; Sin identificar: NURI PIE CONTIJOCH, HECTOR ALEMAN, JUAN ALFONSO GRACIA, SILVIA BETANZOS CANO, JULIO CASTILLON, MUNIR CHALELA, ROSA MARIA CUREÑO PEREZ, FELIPE GARCIA DE LA VEGA, M. ALBERTO GARCIA NAVARRETE, MONICA GUERRERO HERNANDEZ, ELECTRA HARO, GUSTAVO KUBLI, EULALIA (LALI)LOPEZ, DONATH LUIS RIVERO BORRELL, SOCORRO RUIZ CORTES, ANGELES ROMO DIAZ, JAIME MENDEZ LENZA, JOSE LUIS SAENZ E. , JUAN ROBERTO SALAS PAZ, DEYANIRA SANTA MUÑOZ, DANIEL SEPULVEDA HERNANDEZ, JOSE MARIA SURREL CABRE; Faltan en la foto: ARCADI ARTÍS, CARMEN PARRA RODRIGUEZ, ERNESTO REYES PALMA, KETTY GARCIA AGUT, MARINA ISOLDA MENDEZ GUERRERO, JUAN ANTONIO MERIGO, CARLOS TOBÍO ALONSO.

Leer más ...

 Por Bárbara Mulberry

Los ojos de un niño graban imágenes que el resto no ve. Son espectadores de lujo que enriquecen con su memoria el testimonio de la historia viva. El Colectivo rescata el recuerdo de dos ojos que lo vieron todo. Herminio Martínez fue uno de los niños vascos que en 1937 llegaron a Inglaterra huyendo de la guerra civil española. Hoy recuerda para nosotros su historia y la de muchos otros que por una u otra razón abandonaron España y recalaron en este país buscando un hogar. Leer Más

“Vivo cerca del cementerio de Highgate. ¿Sabes dónde está? ¿Y sabes quién está enterrado ahí?” De esta manera me indicaba Herminio cómo llegar a su casa el día de la entrevista. Su acogedor piso, en efecto, no dista mucho del lugar donde descansa Karl Marx. Reconozco que entré a la entrevista con mal pie. La culpa fue de un audífono. “Encantada de conocerle”, espeté con un torrente inmenso de voz. “Oye, – me dijo- que tenga casi 80 años y lleve este aparato en el oído no significa que esté sordo”.

Solventados los prolegómenos entramos en materia. Herminio fue uno de los 4.000 niños que el 21 de mayo de 1937 embarcaron en el barco Habana rumbo a Southampton. “Fue una travesía horrible. En un barco de 400 pasajeros nos metieron a 4.000 niños. Yo tenía 7 años y mi hermano 11. Dormíamos en el suelo del salón. Tropezamos con una tormenta en el golfo de Vizcaya y aquello fue espantoso, rodando por el suelo, devolviendo, niños llorando pidiendo a gritos volver a Bilbao con sus padres…”.

El 23 de mayo desembarcaron. Mientras la banda de música de la organización protestante Salvation Army tocaba, cientos de vecinos daban la bienvenida a los niños. Pero ni la iglesia católica ni el Gobierno británico compartían ese júbilo. “El Gobierno británico no nos quería, había rehusado a aceptar refugiados de la guerra civil tras firmar un pacto de no intervención. Decía que ayudando a los niños habría menos bocas que alimentar en Bilbao y así se podría resistir mejor al asedio de los franquistas. Y eso sería contravenir el tratado”.

Herminio destaca la solidaridad del pueblo inglés. “Estalló un movimiento de apoyo en toda la sociedad inglesa, desde la clase obrera hasta la aristocracia. Se formó el Comité de ayuda a los niños vascos. Su presidenta era la duquesa de Atholl. Mientras que Lady Cecilia Roberts dirigió una colonia en el norte de Inglaterra”.

Herminio me ofrece agua. La acepto pero él es el único que bebe. Tiene sed de contar cosas. “Los niños comenzaron a ser reclamados por el gobierno franquista, muchas eran reclamaciones falsas. Al final, unos 440 niños no fuimos requeridos por nadie, unos porque sus padres habían muerto, estaban en la cárcel o, como en mi caso,  no tenían recursos para mantenerlos – mi madre tenía otros cinco hijos que alimentar–. Algunos fuimos acogidos por familias británicas. A mí me acogieron unos cristianos metodistas del centro de Inglaterra a los 10 años. Con ellos comencé a ir al colegio y a aprender inglés. Fueron buenos conmigo pero tuvieron dificultades económicas y me devolvieron a la colonia”

De pronto Herminio parece necesitar una respuesta para proseguir su relato: “¿Eres católica? Sí, le contesto. Verás, – continúa Herminio- junto a nosotros llegaron desde España 100 profesoras, algunos auxiliares y quince curas. Fue al repatriar a los niños cuando la iglesia católica de Inglaterra consideró que los curas también debían volver ya a España, pese a que algunos podían estar en peligro. Yo tengo una carta de un cura llamado Orbegozo rogando, suplicando al Obispo que le diera trabajo aquí, que le habían dicho que si volvía a España le matarían. La respuesta del Obispo fue rotunda: Go back home!”. Le pregunté que pasó al final, por lo visto Orbegozo volvió a España pero no supo nada más sobre él.

Herminio habla un excelente castellano: rico en vocabulario y con acento made in Spain. Su conocimiento de la parte de la historia que le tocó vivir es comprensible pero el resto… ¿quién le educó? “Estuve en ocho colonias y con tanto viaje fue imposible formarse. Además empecé a trabajar a los 14 años. Nuestra educación fue terrible pero por otro lado tuvimos mucha suerte. Compartimos muchas horas con jóvenes intelectuales republicanos que habían llegado a Inglaterra al acabar la guerra: Pepe Estruch – Premio Nacional de Teatro en 1990-, Luis Portillo – padre del político conservador Michael Portillo- o Marcelino Sánchez – periodista-“.

Herminio habla de ellos con cariño de ‘hermano menor’.  ¿Y ellos de qué vivían?- pregunté. “Del poco dinero que les daban por estar con nosotros.  Y de los trabajos que les salían: pelar patatas, lavar platos…” La guerra cuando no destroza vidas interrumpe vocaciones, a Luis Portillo, desde 1934 profesor de Derecho Civil en Salamanca, lo había convertido en pela patatas a bajo sueldo.

La actividad intelectual y política de estos jóvenes salpica a Herminio y los demás niños, que crecen bajo la influencia de lecturas como Mundo Obrero o El Socialista. “Los medios ingleses, como el Daily Herald por ejemplo, también informaban sobre la situación en España. Algunas veces había incluso manifestaciones y protestas en la puerta de la embajada”. Herminio también recuerda con especial afecto a Juan Negrín, el último presidente republicano. “Se portó muy bien con nosotros. Él fundó el Hogar Español, un centro que acogió a los exiliados. Allí organizábamos fiestas, reuniones y actividades culturales. Y también estableció becas para que los jóvenes republicanos pudieran estudiar”.

Herminio también recordó otra de las caras del drama de la guerra civil: los soldados republicanos que habían cruzado a Francia. “Sus vidas fueron muy difíciles. Habían tenido que alistarse en la legión francesa para no ser repatriados a España donde les hubiera esperado la cárcel o la muerte. En el ejército francés los habían usado como tropas de choque contra Alemania”. Lo bonito es que, aunque lejos de España, algunos de ellos hicieron patria a su manera: casándose con las muchachas vascas.

Nuestro entrevistado es una mina de recuerdos; le pido que avance en el tiempo y se sitúe en los años 60 y 70, los años de la emigración económica. “Llegaron los más pobres de España a sobrevivir como pudieran. Trabajaban en lo que no querían los ingleses: limpieza, hostelería, agricultura… No tenían mucha más elección porque el gobierno británico les obligaba a aceptar el trabajo que les dieran durante cinco años y a partir de ahí ya podían dedicarse a lo que ellos quisieran”. ¿Qué diferencia a esta generación de emigrantes de la suya? “Los niños de la guerra tuvimos más desarrollo cultural. Los emigrantes económicos eran analfabetos. Aún hoy hay algunos que están aprendiendo a leer y escribir en el centro social de mayores donde nos reunimos”.

Ni leer ni escribir nos falta a los jóvenes profesionales que hemos llegado en los últimos años a Londres pero según Herminio tenemos otras carencias. “Sois materialistas, y no tenéis la base cultural que deberíais tener. Nosotros somos más ricos en experiencias y eso hace que os falte amplitud de miras. No tenéis intereses políticos. En la universidad aprendéis de memoria sin cuestionar nada de lo que os enseñan. Los jóvenes de hoy deberíais conocer la historia. Saber lo que pasó”. Su tono es firme pero amable. Le miro en silencio y veo cómo él solo ahuyenta sus diablos. “Se han arrancado varias páginas de nuestra historia pero ahora por fin se empiezan a conocer”.

Para más información sobre los niños de la guerra y el exilio:

www.elcolectivolondres.com

www.basquechildren.org

www.international-brigades.org.uk

Leer más ...

Le conseiller diplomatique de François Hollande, Paul Jean-Ortiz, est mort dans la nuit de mercredi à jeudi 31 juillet à Paris des suites d’un double cancer, à l’âge de 57 ans, a-t-on appris de l’Elysée.

Ce spécialiste de la Chine avait intégré l’équipe du président de la République immédiatement après son élection en mai 2012. Il avait notamment pesé dans l’engagement des troupes françaises au Mali et sur la position de la France sur le dossier syrien. Il avait également été l’organisateur de l’opération « Yellow Bird » après le massacre de la place Tiananmen en 1989.

Paul Jean-Ortiz souffrait du cancer depuis plus d’un an et a poursuivi son travail jusqu’à récemment malgré son traitement et la chimiothérapie. Il conservait un humour pince-sans-rire mâtiné d’une inaltérable réserve diplomatique. Depuis le mois de mai, Jacques Audibert, ancien directeur des affaires politiques du Quai d’Orsay, avait commencé à le suppléer dans sa tâche.
François Hollande a salué « un ami aussi discret que fidèle », qui « s’est éteint une fois prodigués ses derniers conseils ». Le chef de l’Etat avait rendu une dernière visite mercredi à son conseiller.

DIPLOMATE EN CHINE

Né en 1957 au Maroc, ce fils d’un républicain espagnol découvre le mandarin lors de ses études à Aix-en-Provence, une langue qu’il finira par maîtriserparfaitement. Le début d’un parcours qui le mènera à des postes diplomatiques à Pékin et Canton, de la fin des années 1980 jusqu’en 2005. Il devient directeur Asie et Océanie au ministère des affaires étrangères en 2009.

 Proche des mouvements trostkistes dans sa jeunesse, Paul Jean-Ortiz était un gauchiste de conviction. « Il y avait des revendications et des révoltes qui étaient justes même si la ligne était fausse », expliquait-il en avril dernier au Journal du dimanche qui lui consacrait un portrait.

« La France a perdu l’un de ses grands diplomates », a réagi Pierre Haski, cofondateur du site Rue89.com et pendant de longues années correspondant deLibération en Chine. Le journaliste évoque un homme « respecté » des Chinois pour « sa maîtrise de leur langue et sa connaissance de toutes les nuances du système communiste chinois ».

Leer más ...

Dolores Plá Brugat se especializó en la recolección de testimonios para reconstruir el relato de los miles de exiliados de la Guerra Civil. Desde 1980 era investigadora de la dirección de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y ahí fundó un seminario especializado en los extranjeros en México. También contribuyó al Archivo de la Palabra, un programa de historia oral pionero en México.

Era una de las mayores especialistas del exilio español que eligió el país azteca como su refugio. Entre sus libros se cuentan Els exiliats catalans. Un estudio de la emigración republicana española en México; Ya aquí terminó todo. Testimonios de la guerra civil española y El aroma del recuerdo. Narraciones de españoles republicanos refugiados en México.

La muerte de Plá, repentina, cayó como un balde de agua fría entre las autoridades culturales en México. Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional de Cultura y las Artes (Conaculta, el equivalente al Ministerio de Cultura en otros países), expresó su sorpresa en su perfil en Twitter: “Hace unas semanas junto a la brillante historiadora Dolores Plá inauguró la muestra El exilio español en la #CDMX [Ciudad de México], hoy lamentamos su deceso”.

La citada exposición abrió en la capital mexicana el 1 de julio y recoge la historia de 20.000 españoles que llegaron a este país entre 1939 y 1942. Son libros, objetos, fotografías que cuentan la vida de quienes lo dejaron todo para buscarse un futuro a miles de kilómetros de donde habían nacido. Algunos fueron médicos, otros profesores, se convirtieron en empresarios o fundaron editoriales. Otros, como Payá, montaron restaurantes especializados en auténticas paellas.

Al inaugurar la muestra en el Distrito Federal, hace apenas unos quince días, la historiadora dijo: “Nos interesó dejar claro que era la historia de un colectivo no solo de unas cuantas personas cuyos nombres pueden ser familiares para uno, sino que el exilio fue una historia colectiva a partir de una diversidad de gente que se vinculó de muy diferentes maneras con México”.

Muere Dolores Plá, relatora del exilio español en México

Leer más ...

"Es tarea más ardua honrar la memoria de los seres humanos anónimos que la de las personas célebres". Walter Benjamin