LA ESCALERA DE MATHAUSSEN

“… No olvidaremos jamás los sangrientos sacrificios que los pueblos tuvieron que hacer para reconquistar la felicidad de todos. Recordando la sangre derramada y los millones de seres humanos sacrificados, asesinados, inmolados por el fascismo-nazi, juramos no abandonar jamás el camino que nos hemos trazado. (…) Nos dirigimos al mundo entero para decirle: Ayúdanos en nuestra tarea.”

Así finalizaba el manifiesto de los Supervivientes de MAUTHAUSEN

El 5 de mayo de 1945 fue liberado el campo de Mauthausen, fecha que culminaba el proceso de liberaciones iniciadas en el mes de enero. Una vez más, aprovechamos la conmemoración para poner de manifiesto nuestro compromiso para renovar el juramento del NUNCA MÁS, pronunciado por los supervivientes que, con estas palabras, querían expresar su voluntad de luchar para conseguir un mundo libre y fraternal.

Desgraciadamente, ese deseo no se ha cumplido y sigue siendo necesario proseguir el combate, en unos tiempos de discriminaciones, desigualdades, persecuciones, exilios, etc. A la vez que denunciamos el olvido y reivindicamos el reconocimiento, aún pendiente, de todas las víctimas.

Para cumplir con este juramento, la Amical de Mauthausen y otros campos impulsa el Proyecto de “Red de Memoria y de Prevención del fascismo Nunca Más”, con la implicación de muchos ayuntamientos del país, para llevar a cabo actividades de sensibilización para llegar a toda la ciudadanía y, con especial énfasis, a los jóvenes. Este proyecto de Red actualmente está en expansión y se está coordinando y presentando en las diferentes organizaciones y los comités internacionales de los campos donde la Amical de Mauthausen tiene una destacada presencia.

La Amical de Mauthausen y otros campos viajará a Mauthausen, al igual que ha hecho a Buchenwald y Sachsenhausen, para participar en los actos conmemorativos de las liberaciones, acompañados de familiares y jóvenes, que aprenderán y compartirán el homenaje con gente llegada de todo el mundo, con la lección de la solidaridad internacional que reinó entre los deportados, fuera cual fuera la razón de su internamiento.

Desde todos los rincones de España y del mundo, reiteramos el juramento pronunciado por los deportados en aquel lejano 1945:

Sobre la base de una comunidad internacional Queremos erigir a los soldados de la libertad caídos en esta lucha sin tregua, el más bello monumento: EL MUNDO DEL HOMBRE LIBRE.

Nos dirigimos al mundo entero para decirle: Ayúdanos en Nuestra tarea. ¡Viva la solidaridad internacional! ¡Viva la libertad!

Barcelona, ​​4 de mayo de 2016