La liberación de Europa es conmemorada cada año por la Asociación de Descendientes del Exilio Español.

En Madrid, en el cementerio de Fuencarral, lugar de Memoria Europeo, recordamos y hacemos justicia a los republicanos españoles que desde el exilio defendieron la libertad de Europa en la Segunda Guerra Mundial.

El 8 de mayo de este año reviste una especial importancia; por un lado, es el 75 aniversario; se habían programado actos especiales a los que la Asociación se adhería y participaría junto a las diferentes embajadas; por otro lado, es especialmente importante porque después de muchos años de reivindicación por parte de la Asociación, se ha producido un acuerdo político del Gobierno de coalición incluyendo esta fecha en el anteproyecto de ley de la Memoria Democrática, pendiente de debate en el Parlamento y frenado por la pandemia del Covid19 que afecta al mundo entero.

Con la instauración del 8 de mayo como día de reconocimiento a las víctimas del exilio se inicia una etapa de reparación de la memoria democrática en nuestro país.

El exilio ha tenido reconocimiento en el exterior y, los exiliados y sus descendientes exigíamos ese reconocimiento en nuestro país.

Consideramos imprescindible honrar a quienes dieron la vida por la democracia dentro y fuera de España, a quienes lucharon contra el fascismo-nazismo y por la paz de Europa. Nuestros exiliados nunca renunciaron a que en Europa se viviese en democracia. Siempre convencidos de que su lucha había sido justa, la derrota del nazismo les dio la razón, no era inútil su compromiso, aunque siguieran condenados al exilio.

¿Por qué se les debe honrar el día 8 de mayo?

No es un capricho de la Asociación es una respuesta a la historia. Los republicanos españoles, participaron de manera importante en la liberación, se puede citar entre otras; su intervención en “La Madeleine” por una División de la AGE, españoles republicanos participaron en el desembarco de Normandía; Spanish Company, o luchando contra los ejercitos del Tercer Reich en Rennes, Le Mans o Alençon.

En el sur de Francia, la Agrupación de Guerrilleros Españoles bajo la dirección de José Antonio Alonso (comandante Robert) tomó la ciudad de Foix, inicio de la liberación de las regiones próximas al Pirineo. Realizaron misiones en la Resistencia, también protagonizaron la liberación de París con la División Leclerc, conocida como la Novena o La Española, posteriormente esta misma División liberó Estrasburgo. Combatieron en la defensa de los Países Bajos y en la Batalla de Berlín.

En otros frentes se puede recordar que; combatieron en unidades especiales como la Brigada de Misiones Especiales OSMON cuya cuarta compañía estaba formada por los españoles.

Lucharon contra los nazis en la Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Rumanía, Hungría, Austria y Alemania. Realizaron misiones en Bielorrusia, Ucrania, en el frente de Leningrado, en la batalla de Stalingrado, en la defensa de Moscú, en el ejército partisano de Yugoslavia.

Una de las principales misiones de los aviadores españoles fue la defensa de los pozos petrolíferos de Azerbaiyán, impidiendo al ejército alemán acceder al petróleo, frenando así el avance alemán en el Cáucaso.

Miles murieron, no solo en la batalla, sino en los campos nazis de concentración y exterminio, en una situación que degrada al ser humano que comete esta felonía: Mauthausen, Bergen-Belsen, Buchenwald, Dachau, Esterwengen, Flossenburg, Dora-Mitlelbau, Nevengamme, Ravensbrück, Sachsenhausen, Terezin, Natzwailer-Stuthof, Schirmek, Auschwitz-Birkenau, Stutlhof, Treblinka. Los españoles fueron deportados al ser apresados en la lucha contra el nazismo en los ejércitos y lugares citados y por el simple hecho de ser “rojos” pues también deportaron a ancianos, mujeres y niños.

¿por qué el reconocimiento el 8 de mayo?

Porque es imprescindible rescatar del olvido el legado de los hombres y mujeres que perdieron todo, incluso la vida para que las siguientes generaciones tuviesen una Europa democrática. El conocimiento de la historia pertenece al patrimonio de todos y, como tal, debe ser preservado con medidas apropiadas en el nombre del deber a la memoria que incumbe al Estado. El conocimiento de la historia no se lo podemos negar a las generaciones presentes y futuras. La Asociación tiene entre sus misiones principales este objetivo.

Todos los recuerdos son necesarios, pero en este día al recuerdo se añade la razón por la que tantos murieron. Es una conmemoración útil para hacer pedagogía con las nuevas generaciones. Cualquier otra fecha diferente al 8 de mayo no tiene los efectos pedagógicos pretendidos, citando a Almudena Grandes “en España hubo una guerra entre fascistas y demócratas y todavía no se sabe quiénes son los buenos” ironizando.

El exilio luchó y venció al nazismo y al fascismo. Lo venció fuera de nuestras fronteras, pero lo venció sin discusión, de una manera rotunda. Aquella victoria que se le negó al exiliado en su propia patria fue real en toda Europa.

¿Todos los exiliados lucharon? Evidentemente no, el exilio lo componía una gran cantidad de ancianos, mujeres, heridos y mutilados en la guerra de España y niños. Tampoco todos se implicaron en una nueva lucha. Otros muchos lucharon con la palabra, que es, como decía Gabriel Celaya “un arma cargada de futuro”. Siempre será reconocida la labor del exilio creando colegios, editoriales, revistas, etc. en las que se han formado las personas de otros países donde recaló una parte del exilio.

Se han propuesto otras fechas, pero fundamentalmente son fechas de derrota y entre tanta derrota hubo una victoria; el 8 de mayo, no les neguemos este honor.

A las generaciones actuales y las por venir no les neguemos ni ocultemos el ejemplo de unos compatriotas que lucharon de muy diferentes formas junto a millones de europeos antifascistas por la libertad.

Después de la derrota del nazi-fascismo, la mayoría de los gobiernos europeos les volvieron a dejar abandonados como dejaron abandonada en su día a la República, lo sabemos y también lo saben los pueblos europeos y los miles de brigadistas internacionales y resistentes y partisanos y europeos que compartieron la degradación humana en los campos de exterminio así como los miles de compañeros de los exiliados españoles que compartieron las trincheras de Europa al igual que los que, codo con codo, estuvieron juntos en todos los combates culturales.

Lo saben los pueblos y lo saben los gobernantes europeos actuales, por ello lo damos a conocer a las generaciones actuales de españoles para que se puedan sentir orgullosos cuando el 8 de mayo se reúnan los jefes de gobierno europeos y nuestro Presidente esté entre ellos.

Recordamos las palabras de Carlos Olalla, pronunciadas en otro 8 de mayo: “Pudieron derrotar a vuestro ejército, pero nunca a vosotros, que seguisteis luchando bajo el estandarte de la libertad en cuantos campos de batalla se pudiera luchar contra el fascismo: la Resistencia, las tropas aliadas, los campos de concentración, el lejano exilio latinoamericano… no hubo tiempo ni lugar donde pudieran venceros, porque, incluso en la derrota, tomasteis la decisión de no rendiros jamás, de seguir luchando con balas, bombas, periódicos o abrazos y quien dedica su vida a luchar por la libertad puede que no gane la guerra, pero jamás será vencido”.

El 7 de mayo Alemania vencida depone las armas. El 8 de mayo de 1945 Europa es libre. Esa victoria también le corresponde al exilio republicano español.

Junta Directiva Asociación Descendientes del Exilio Español